Y un día los mundos se mezclaron para siempre…