Wikipedia y pornografía (vía hikikomoris)

I
Lo esencial es seguir los links.

II
La realidad siempre supera a la ficción. Lo dijo Oscar Wilde. Pero no traigo mis libros encima, así que van a tener que creerme. El que seguro escribió bastante sobre la mixtura permanente entre lo real y lo imaginado es otro. Un sodomita irreverente, como Wilde, pero que no es irlandés sino estadounidense. Chuck Palahniuk. Tal vez lo recuerden de libros —convertidos en películas memorables— como «Fight Club». Tal vez lo recuerden de libros interesantes como «Haunted» y de otros convertidos en bodrios de celuloide irremontables como «Choke». De ninguna manera se lancen a conocerlo —si viven en la ignominia de la #derrotacultural y no lo conocen todavía— en obras menores y pésimamente traducidas al español (ibérico) como «Snuff».

III
Hay una escenita en «Fight Club» —la película— donde Brad Pitt intercala sobre la cinta de celuloide de una película infantil el fotograma de una película porno. El efecto durante la proyección dura apenas un segundo. Un segundo perceptible, que provoca escozor entre los padres y el lamento de algún niño impresionable. Ya nadie va al cine, pero todos nos sentamos a diario frente a un monitor para usar internet. Algunos, de hecho —algunos como yo— pasamos horas y horas online. Los hikikomoris, como los llama Enrique Vila-Matas.

IV
Supongo que un análisis sobre la fusión entre la industria del entretenimiento porno y el resto de la industria del entretenimiento ya ha sido contado. Sabemos —si no viven en la ignominia de la #derrotacultural y no lo saben todavía— que la industria del porno ha sido la vanguardia de todas las conquistas técnicas del siglo XX —a excepción, tal vez, de la bomba atómica— y que no sólo el tipo de banda de emisión televisiva, sino el formato completo de video y casi todo el desarrollo del comercio electrónico y la dinámica de intercambio de archivos P2P se lo debemos a la industria del porno. Salman Rushdie defiende la pornografía como indicador de la libertad de expresión. Lo dice Wikipedia. Y es en Wikipedia donde quería acabar.

V
Lo importante es el saber. Y nadie como Richard Stallman ha explicado los peligros intrínsecos de Wikipedia como base hegemónica y contemporánea del saber. Por supuesto, él hablaba del modo irredento —e imperial— en que Wikipedia, por ejemplo, informaba del golpe de estado en Honduras sin mencionar que se trataba de un «golpe de estado». Yo prefiero fijarme en una cuestión más mundana. Lisa y llanamente, anal. Imaginen entonces, por ejemplo, que necesitan saber qué es un ano. Entonces lo buscamos en Wikipedia. El detalle «palahniukiano» —allí donde emergen los fotogramas— está en la imagen. La foto del ano. Obsérvenla con atención. A primera vista, nada que no esté en una enciclopedia corriente pero —tal vez— excesivamente documentada. Pero vean la misma imagen un poco mejor. Fíjense en esas uñas delineadas y esmaltadas. Las que abren el ano para la cámara. Allí está: la industria del porno, educándonos. Un segundo perceptible, que provoca escozor entre los padres y el lamento de algún niño impresionable. Pero sigamos un poco más.

VI
Imaginemos que nos convertidos en súbitos anatomistas. Entonces queremos saber —los más fieles usuarios de la red a veces no lo sabemos— qué es un clítoris. La imagen es acertada. Tal vez —lo siniestro comienza a emerger como un fotograma— demasiado acertada. Pero nada que un enciclopedista racional se atrevería a censurar. Y bien, ahora queremos saber —porque pasamos mucho tiempo online y somos hikikomorisqué es una vulva. Las mismas uñas esmaltadas y delineadas que nos mostraban qué era un ano ahora nos muestran qué es una vulva. A esta altura, la situación comienza a plantear algunos interrogantes. Pero somos hikikomoris, no somos d´Alembert. Y un poco más arriba, mientras uno debate su propio rol como explorador de una enciclopedia, por algún motivo, Wikipedia nos quiere mostrar —y no nos animamos a preguntar por qué— qué es una vulva afeitada. Esto de la anatomía —comenzamos a pensar— parece mucho más divertido en Wikipedia que en una mesa de autopsias. Sobre todo porque esa cadera grácil, juvenil y bien afeitada nos parece barely legal, como nos diría cualquier anuncio de porno online. ¿Entonces qué queremos? Por supuesto, como sabemos que han habido grandes exploradores de enciclopedias, como Jorge Luis Borges, queremos más. ¿Qué será una vagina?, nos preguntamos (como tal vez se preguntó alguna vez Borges). Y Wikipedia nos lo explica con otra imagen. Todo lo que podamos tener de enciclopedistas corriendo por nuestras venas nos indica que eso, efectivamente, es una vagina. Pero hay algo más —que corre por nuestras venas, pero desde un lugar más sombrío y profundo— que nos dice que esa vagina no es una vagina cualquiera. Incluso, podríamos notar, esa es una vagina insólitamente lubricada. Y no por accidente. Lubricada como si fuera una vagina entrenada… Aunque Wikipedia no especifica para qué. ¿Pero por qué está afeitada? ¿Por el mismo motivo que el plano de la fotografía está inclinado? ¿Por el mismo motivo que esa vagina parece posar sobre sábanas blancas y agitadas? El porno, nos dice eso que —desde un lugar más sombrío y profundo— corre por nuestras venas. Es el porno. Ahí está el porno.

VII
Hay muchas maneras de ilustrar qué es el «sexo anal». Pero pocas parecen tan entretenidas como las que opta por usar Wikipedia. Nosotros somos auténticos exploradores del enciclopedismo moderno. Tenemos derecho a revisar y catalogar nuestro material. Por lo tanto, seguimos adelante. Como el «sexo anal» es algo demasiado reglamentado para nuestro espíritu ingobernable, pasamos a revisar de qué se tratan las «posturas sexuales». Wikipedia tiene un Anexo completo. La «posición del perrito», por ejemplo, tiene un gráfico en tercera dimensión por el que —porque nosotros pasamos mucho tiempo online— sabemos que cualquier usuario de hentai japonés estaría dispuesto a pagar bastante a través de su tarjeta de crédito. Casi tanto como cualquier profesor de catequesis estaría dispuesto a pagar por la imagen de dos púberes practicando —con los rostros situacionistas de la ocasión— lo que Wikipedia nos informa que es la «postura del misionero». Imágenes con el mismo candor realista con el que Wikipedia nos enseña que es una «fellatio». O un —en un exquisito y anatómicamente correcto 3D— «cunnilingus». Aunque, porque no hay hikikomori que no pueda dejar de percibir el halo de Roy Lichtenstein en una de sus últimas grandes enseñanzas, Wikipedia también ilustra con toda la destreza del pop de qué hablamos cuando hablamos de «doble penetración interracial». La industria del porno siempre está con nosotros. Un segundo perceptible, que provoca escozor entre los padres y el lamento de algún niño impresionable.

(Y para demostrar que también podemos preguntar sobre los puntos donde dos tradiciones literarias convergen, una entrevista online a Enrique Vila-Matas donde este hikikomori hizo la pregunta número 12).