Txtng: the Gr8 Db8

David Crystal (1941) tiene todas las credenciales para indignarse. Seguramente podría contribuir de forma muy sólida a los argumentos cada vez más endebles acerca del inminente apocalipsis lingüístico que acarrearía, según vaticinan muchos, la escritura de SMS.

En su libro Txtng: the Gr8 Db8, David Crystal se carga una por una las suposiciones, hipótesis y teorías trasnochadas sobre el empobrecimiento de la lengua producto de la masificación irreversible de la escritura en celulares.

Crystal es lingüista. Escribió y editó más de cien libros. Algunos de ellos son Cambridge Encyclopedia of Language (1987), Cambridge Encyclopedia of the English Language (1995, 2003), Cambridge Biographical Dictionary, Cambridge Factfinder, Cambridge Encyclopedia, y New Penguin Encyclopedia (2003).

En el 2008 publicó Txtng: the Gr8 Db8, un libro sobre el “lenguaje SMS” y sobre eso va este post.


Las teorías apocalípticas son virales. Notas como ésta se propagan todos los días como la peste. Y la academia se esfuerza más por editar la realidad que por estudiarla: Don Pedro Luis Barcia, presidente de la Academia Argentina de Letras, cree que “el lenguaje SMS representa una ‘jibarización del idioma’ capaz de reducir la capacidad de expresión de los adolescentes y hasta de amenazar el desarrollo de su pensamiento crítico”.

La tesis de David Crystal en Txtng: the Gr8 Db8 sostiene que la creencia popular de que enviar SMS destruye o al menos empobrece el lenguaje es falsa, o como mínimo es muy debatible, y que esa escritura construye una nueva dimensión del lenguaje.

La gente está jugando con el lenguaje de este modo desde hace mucho más tiempo del que creemos. El lenguaje SMS está fluyendo gracias a una nueva tecnología, pero el procesos lingüísticos que sintetiza es mucho más amplio y tiene siglos de antigüedad y gestación.

Según explica y ejemplifica David Crystal, los SMS son combinaciones de usos del lenguaje que anteceden por décadas, hasta siglos en algunos casos, a la aparición de los teléfonos celulares. Pictogramas, logogramas, iniciales, omisiones, modos informales del decir y abreviaciones se combinan y recombinan en los SMS.

Las mujeres escriben SMS más largos y más complejos gramaticalmente. El 75 por ciento de los mensajes enviados por hombres son de una oración. Las mujeres usan más las mayúsculas, escriben con abreviaciones, y el contenido que envían tiene una carga emocional mucho más marcada que los SMS que envían los hombres. Aun así, el 82 por ciento de los SMS no usa mayúsculas y sólo el 10 por ciento abre el mensaje con un saludo.

Entre otras cosas, la investigación de campo y los análisis de David Crystal muestra con creces que incluso en las generaciones más jóvenes, que usan y abusan del nuevo lenguaje, sin importar su idioma, en chats y SMS a diario, la “jibarización” del idioma y el embrutecimiento intelectual es un fantasma producto del desconocimiento y del miedo a las nuevas plataformas. Incluso los más proclives a esas innovaciones lingüísticas, cuando tienen que escribir en su escuela, universidad o empleo, lo hacen sin la necesidad de recurrir a esos recursos. No confunden los entornos de escritura.

Sobre los SMS se habla todo el tiempo en todas partes. Se desarrollan todo tipo de teorías incontrastables sobre su resonancia en la educación y la calidad de la escritura y el pensamiento. Txtng: the Gr8 Db8 es un libro esencial para los interesados en el tema.