The Well, una temporada en la red de los ’80

Lo que hicimos esta semana fue quizá lo más anti 2.0 que se podía hacer. Pagar unos dólares por un Complete Membership Plan en The Well pasó de ser un mal negocio a un tour por la más entrañable arqueología digital.

Nada de estéticas cool ni éticas rankistas. Volver a la BBS interaction y a la distribución de contenidos preweb vale más como antigüedad que como limitación. Es tan arcaico que hay que aprender a usarlo. A tal punto tiene su propio tiempo que publicar una simple página html -sin publicador, obvio, y a puro ftp- lleva poco más de un día. Y en el mejor de los casos se logran perfiles como estos.

La historia de The Whole Earth ‘Lectronic Link se lee con las mismas fantasías y prejuicios que toda épica tecnológica demanda, sobre todo porque sus inicios eran concomitantes a mis primeros pasitos y palabras aprendidas. Comunicaciones imposibles, interfaces hoy obsoletas, servidores lentos y objetivos tan puntuales como esenciales que ni la Web 2.0 se animó a reinventar.

Febrero de 1985 está sentimentalmente tan lejos como la historia de los radioaficionados, personas dispersas por ahí que levantan en contextos imaginarios experiencias tan “reales” como son capaces de permitírselo.

The Well quedó tan atrás que es una reliquia en tiempo real, un happening de ética hacker que suma cada vez menos miembros. No creo que Stewart Brand y Larry Brilliant -actual capo de Google.org- hayan tenido claro lo que estaban haciendo, pero al menos nos enseñaron que la blogósfera algún día también será parte de un pasado digital mitológico, con sus líricas y épicas, con sus fundaciones narrativas e intenciones comerciales, políticas e intelectuales.

Pero The Well, su historia y presente son mucho más que un post, así que la saga seguirá por unos días, con apuntes varios sobre los contenidos, la comunidad de miembros y la propuesta de interacción.

Anoche, mientras volvía al pasado, Howard Rheingold -otro legendario del mundo The Well- comentaba en su vlog los inicios de The Whole Earth ‘Lectronic Link, y a mi me quedaba cada vez más claro que cuando ves los 80 en acción, la Web 2.0 pierde en novedad y gana en proyección política.

Continuará, después de estos ñoquis de 29 en la redacción y mientras Buenos Aires emula el cielo de Lima así no la extraño tanto.

> The Well en Amphibia