TEXTO VS VIDEO: Qué, Quién, Cuándo, Cómo, Dónde y Por qué

La eterna discusión sobre velocidad, calidad, profundidad y fragmentación de los contenidos periodísticos en internet tiene una tensión paralela en el terreno de los formatos. Mientras el debate sin salida se va diluyendo al ritmo que la conectividad se convierte en el principal soporte, independientemente de los soportes físicos, algunas tendencias parecen ya inevitables.

La palabra y la imagen están encontrando, no sus límites, pero sí su nuevo lugar en el ecosistema, y sus desafíos

La palabra es breaking news. Es velocidad y fragmentación. El texto es fácil y barato de procesar, de distribuir y consumir. El rol de la palabra en internet es contar qué, quién, cuándo y dónde. El desafío principal de la palabra en internet es entender que compite con desventajas en el campeonato por la atención de la audiencia. La palabra es un pararrayos, no un refugio.

El video es profundidad. Es interacción e inmersión. Respecto de los contenidos periodísticos en la Red, el rol del video es explicar cómo y por qué. Cómo y por qué demandan tiempo de consumo y procesamiento. Cómo y por qué son más difíciles de compartir. Más costosos de producir (en tiempo, en dinero, en tecnología, en inteligencia, en competencias). El desafío principal del video para el periodismo conectado es superar la linealidad. Hoy demanda un consumo lineal. Un relato lineal. La solución está en camino, y es lenta y costosa: metadatos sobre imagen en movimiento. Amazon y Netflix invierten millones al día en etiquetar contenidos audiovisuales. Los videos periodísticos siguen siendo cajas negras que demandan un consumo definido de principio a fin. Los metadatos rompen la linealidad. ¿Cuántos medios trabajan sobre metadatos en sus contenidos audiovisuales?