Teléfonos móviles al servicio del arte

OK. Este es un proyecto que nos interesa, porque deja de lado el fetichismo por el contenido e innova en las gramáticas del consumo estético. Se trata de la galería móvil de arte de San Francisco, Start Mobile, que utiliza los teléfonos celulares como dispositivos de participación. La idea es muy simple: para ver una exposición debés tener un móvil con conexión a Internet y desde allí es posible acceder a la muestra y elegir qué ver. Por 1,99 dólares te envían al teléfono la obra que elijas. Recientemente, Start Mobile, ha inaugurado una exposición sobre posters del constructivismo soviético en años de la guerra fría: “Soviet Space Propaganda”.

Mientras muchos se sorprenden con la proliferación de contenidos, proyectos como Start Mobile dan cuenta de usos innovadores emergentes de las nuevas tecnologías y muestran por qué debemos estar más atentos a las arquitecturas de la información que a los datos en sí, por qué no es tan importante la digitalización como las relaciones con el mundo que se desprenden de ella.

Ahí fue un museo sin muros: Start Mobile.