Sushi en La Plata

Nuestro consumo de sushi venía muy porteño o muy internacional, así que hoy quisimos probar algo del interior cercano. A 60 kilómetros, 50 minutos de Costera Metropolitana, nuestro veredicto es que en La Plata hay grandes universidades, el el mejor piso de baldozas blancas y negras del mundo en el Pasaje Dardo Rocha, muy buen arte y cafecitos de domingo en el Islas Malvinas, un grandioso lugar para comer y tirar cáscara de maní al piso como la Cervecería Modelo, las mil casas de un gran barrio de ferroviarios, la Ciudad de los Niños, el club de mi infancia, y el club donde nadé. Pero todavía no hay buen sushi en La Plata. Y quedó confirmado porque hoy quedaron sin comer ¡6 piezas! Grave.

suLP
Tres falencias sin perdón: 1) el arroz tenía gusto a arroz (tiene que acompañar, rimar con el pescado, pasar por la lengua suave, no tenemos que enterarnos de que es arroz), 2) el salmón de los niguiris venía muy pegado a las rodajitas de limón (¡¡¡se quema!!!, y es un gran error separar el sushi con limón), 3) ¡el wasabi y la soja venían en sobrecitos! ¡ay!

gabriel

Eso sí: un sushi tan flojo nos sirvió para apreciar una genial botella de Finca San Gabriel, malbec roble 2005, bodega Rubio, botella 09688. Maravilloso.