Stanislaw Lem

No podemos saber cómo será el futuro, pero nuestras ficciones intentan predisponer a los lectores para lo inesperado. Stanislaw Lem

El poeta del Cosmos, el invencible, el autor que dotó de humor a la ciencia-ficción, una de las plumas más lúcidas del siglo XX, uno de los padres de la ciencia ficción, el último gran maestro de la literatura de ciencia ficción. Así recordaron algunos medios a Stanisław Lem la semana pasada, cuando se dio a conocer su muerte.

Tenía 84 años y murió el 27 de marzo pasado, en Cracovia, en el sur de Polonia, después de una larga enfermedad coronaria.

Conocido en todo el mundo por Ciberiada y Solaris, dos de sus libros más leídos -traducidos a 40 lenguas-, Stanisław Lem fue uno de los escritores de la ciencia ficción que propuso estrategias alternativas para el género y sus obras fueron la traducción de densos dilemas filosóficos, que el canon estadounidense no pudo contener.

Stanisław Lem nació el 12 de septiembre de 1921 donde hoy es Lviv, Ucrania, que hasta 1939 formaba parte de Polonia con el nombre de Lwów. Cuando cursaba sus estudios en la universidad estalló la Segunda guerra mundial y, según cuentan, “de pura casualidad” no fue una de las víctimas fatales del Holocausto. Documentación falsa y huir a tiempo del ghetto de la ciudad le permitió sobrevivir.

Durante la guerra, Lem fue miembro de la resistencia y desde su profesión de soldador y mecánico colaboraba con el tráfico de armas para la resistencia polaca.

El 1946, cuando Stanislaw es “repatriado” a Cracovia, retomó los estudios en medicina que había abandonado, aunque esta vez se especializa en psicología.

Su primera publicación fue Hombre de Marte en una revista juvenil y más adelante el Politécnico de Wroclaw y de las universidades de Opole, Lwów y Jagiellonian le otorgaron graduaciones honorarias que no podían venirle mejor a Lem porque, otra vez, en 1948, había abandonado sus estudios.

Comenzó a escribir en el tiempo libre que le dejaba su empleo como ayudante de investigación y en 1951 publica su primera novela, Los Astronautas. Así comenzaba a producir una de las obras más innovadoras de la ciencia ficción, que no le importaba tanto los objetos y los personajes como las nuevas ideas o formas literarias posibles. Acaso por eso consideraba que la ciencia ficción norteamericana era de baja calidad literaria.

No le fue fácil empezar, porque los temas sobre los que comenzó a escribir Lem, la cibernética y el futuro tecnológico de la humanidad, eran para los soviéticos los desvíos negativos del capitalismo, y objeto de las industrias culturales para Estados Unidos. Construir nuevas estrategias narrativas que den cuenta de preguntas trascendentales desde la ciencia ficción no se encuadraba en ninguno de los dos moldes.

Tal como sintetizan en la Wikipedia, “con Diarios de las estrellas (1957) comienza su vena de escritor satírico, aunque siempre guardando un profundo sentido filosófico en sus obras. Además, en ella se introduce el personaje de Ijon Tichy, ese astronauta embarcado en maravillosas -y absurdas- aventuras por todo el espacio y el tiempo, y que repetiría protagonismo en otras obras posteriores”.

La fama lo alcanzó con fuerza con la aparición de su novela Solaris, en la que problematizó sobre la psicología humana, las relaciones afectivas y los límites del conocimiento científico. La adaptación cinematográfica de esa novela realizada por Andrei Tarkovsky, ganó fue premiada en 1972 en el festival de Cannes.

Hasta los años ochenta escribió y publicó, pero luego comentó su desilusión con el rumbo que tomó género y se dejó encantar por la complejidad de los nuevos entornos (terrestres) con la irrupción de las nuevas tecnologías. Se dedicó, durante sus últimos años, a elaborar informes e investigaciones sobre el futuro y los cambios tecnológicos para gobiernos y organizaciones. Stanisław Lem era miembro fundador de la Sociedad Polaca de Astronáutica y profesor de literatura polaca en la Universidad de Cracovia.

Enlaces recomendados:
SL | Sitio oficial
SL | Biografía en la Wikipedia
Cuento | “Salvemos al espacio” de Stanislaw Lem, traducción de Agnieszka Kawecka

Ciencia ficción | Recursos educativos en educ.ar
Sintaxis. Trabajo a partir de títulos y argumentos de películas de ciencia ficción
Cohesión y coherencia textuales. Trabajo a partir de argumentos de películas de ciencia ficción
Biblioteca | El cine de ciencia ficción como máquina del tiempo

Publicado originalmente en educ.ar – Protagonistas