Sobre el BlackBerry 8120

Mi teléfono ideal, que no existe, sería un remix entre la capacidad multimedia de un Nokia, la arquitectura de usabilidad de un BlackBerry y el diseño de un iPhone. Más temprano que tarde existirá, sobre todo cuando las compañías entiendan que cada vez es más difusa la diferencia de usos que dan las audiencias a sus dispositivos.

Pero como no es posible elegir, sólo nos queda optar por algunos de esos beneficios. Aún así, más por casualidad que por opción, acabo de cambiar el BlackBerry 8300 que estaba usando por un 8120.

En menos de 24 horas que llevo usándolo me sobran los motivos para entender que es la mejor opción de la línea BlackBerry, al menos sin tener en cuenta a los recientes Bold y Storm que aún no llegaron a mis manos.

El 8120 es el más barato de la última gama de RIM, tiene GPS, Wifi y graba audio. También graba video aunque no llega ni a los talones a un estándard de Nokia. Pero lo que más me gusta es que su tamaño es similar al de un Nokia 1100. Pequeño, cómodo, fino e hiperfuncional a nuestra dosis de datos diaria.

Encontrar argumentos en contra del BlackBerry 8120 es muy fácil pero la elección de un dispositivo siempre satisface a medias, dejando afuera prestaciones que para otros son esenciales. No obstante, y lejos del paraíso del móvil a elección, el pequeño BlackBerry 8120 es una buenísima opción. Una delicia de smartphone.