Snobismo ciberculto

A un amigo le ofrecieron armar un laboratorio de ciberculturas. “¿Qué son ‘ciberculturas’?”, le digo, más como afirmación que como pregunta. “‘Ciberculturas’ es una palabra snob, una palabra que no dice nada”, agrego, altanero.

Mi amigo me contesta que Piscitelli escribió un libro llamado Ciberculturas y arranca con todo una zarasasasa sobre Althusser, Frankfurt y que sé yo cuanto. En esos mismos argumentos suyos está el meollo de mi argumento, respondo.

La palabra “Ciberculturas” tal vez signifique mucho para quien sabe de qué habla. Debe tener razón mi amigo, debe haber un basamento teórico para el término “ciberculturas”. Pero pocos usuarios “cibercultos” (y me incluyo) tienen esos conocimientos, como también hay pocos Piscitellis o JL Orihuelas y como debe haber pocos cibernautas que, como ellos, puedan definir el término desde ese tipo de postura teórica.

El resto de las personas, y le pongo el ejemplo de un bloguer popular en nuestros pagos (elegido medio al voleo, medio porque presenta su blog como un lugar dedicado a las ciberculturas), más bien parece, parecemos, utilizar la palabra “ciberculturas” para ser ambiguos, para decir nada, para simplificar y abarcar con “ciberculturas” a todas las tendencias, movidas y chácharas internetianas que anden dando vuelta, sin demasiado filtro.

Para la mayoría de los usuarios, “ciberculturas” pareciera no ser más que una palabra alternativa para decir “misceláneas de la red”. Y se entiende que haya quienes opten por decir ciberculturas porque “misceláneas” suena mucho menos cool que “ciberculturas”, como que “ciberculturas” tiene más gancho y misceláneas es como medio grasa, ¿no?. Existe una apropiación de una palabra referida a un concepto teórico para “dárselas de….”. Es un poco como esas personas que hablan de “cultura” sin saber siquiera definir qué es cultura (¿Música clásica y pintura y nada más? ¿Culturas populares? ¿Tinelli? ¿Literatura que no sea best-sellers? ¿Usos y costumbres sociales?).

De ahí, le digo a mi amigo, que considera “snob” a la palabra ciberculturas, pero snob entre cibernautas de a pie, como uno, no entre esas personas que lo discuten en un plano filosófico, antropológico sociológico o lo que sea. Para ellos sí debe tener un significado concreto, supongo, pero son los menos y yo me refiero a los más.

Mañana sigo.