Se suicidó la vecina del quinto

Anoche, a eso de la 1.30 de la mañana, se suicidó la vecina del quinto piso. Se pegó un tiro en la cabeza.

Primero escuchamos un estruendo, como si hubieran roto la vidriera de la mueblería de la esquina. Pensamos que estaban robando. Pero luego se escuchó un disparo. A los cinco minutos, corridas, silencios y gritos repentinos volvían cada vez mas tenso el pasillo del edificio donde vivimos.

Llegó la policía. Tres patrulleros y seis oficiales fumando. A los treinta segundos llegó la ambulancia. Todos subieron al quinto, donde vivía la pareja que, según me comentó un policía dos horas después, aclarándome que no me podía contar nada, “se suicidó una chica en el quinto, un tiro en la cabeza parece, pero no te puedo contar más nada. Estaba con el novio, se habían peleado y ella se mató. Eso sí, se la llevaron con vida. Pero no te puedo contar nada”, me dijo, después de haber contado más de lo que hubiera querido escuchar. Se apoyó contra el patrullero: “¿Tenés fuego?”

Vimos por la ventana cuando se la llevaban. La ambulancia estacionada en contramano aceleró luego de que dos médicos apuradísimos, cargándola sin camilla, como una bolsa de papas, bajaran a la chica. Uno la tomaba de las axilas y otro de los pies.

En la vereda estaba el encargado del edificio, la vecina de la pareja del quinto y una vieja insoportable, que estaba excitada, casi gozando, disfrutando de lo que había ocurrido. Y ventilando intimidades de la señora del tercero y del chico que vive solo en el cuarto. Hablaba, hablaba y hablaba y no paraba de hablar. Como si se tratara de una venganza tardía y periférica del Diario de la Guerra del Cerdo.

Según contó el encargado, los padres de la chica viven en Mendoza y quizá aún no los haya llamado la policía. En una de esas, está viva.

Debe haber más armas de las que pensamos. ¿Qué carajo hacía una parejita feliz con un revolver en el departamento?


Update: 15:57. El oficial que está en la puerta del edificio recién nos dijo que ella está muy delicada, pero con vida. El novio está detenido y la familia de ellos en viaje desde Neuquén y Mendoza.

21:35: Cambió la guardia policial. Ella sigue en el Hospital Fernandez

Lunes 12/02 – 10.30 am: Recuperó el conocimiento y quizá se salve. Él sigue detenido y esperan tomar declaración a ella. Según me comentó el encargado, la noche del intento de suicidio la pareja se habría emborrachado. Habrían discutido y agredido tirándose objetos. El estruendo que escuchamos, parece, fue una mesa de vidrio contra el piso.

Lunes 12/02 – 22.18 am: Recién, cuando llegué a casa, hablé de nuevo con el encargado. Ya está en terapia intermedia y hoy habló con su familia. Si los estudios que le harán mañana salen bien, va a estar en una habitación común. Él sigue detenido.