Robert Capa, el heredero documentalista de las vanguardias

Quedó inaugurada ayer la muestra Robert Capa, fotógrafo, que se podrá visitar hasta el 19 de abril próximo en el Centro Cultural Borges. Se trata de una muestra curada por Virginia Fabri que cuenta con el auspicio de la Embajada de los Estados Unidos de América, Fundación Aerolíneas Argentinas, Magnum, Mercoart, TCA, Galerías Pacífico, Fundación Andreani y MAGA.El trabajo fotográfico de Robert Capa es considerado actualmente uno de los más valiosos del siglo pasado, y él un emblema de la fotografía del frente de batalla. Capa se pensaba como reportero, como periodista, pero murió visto como “el heredero documentalista” de las vanguardias.

La vida de Capa y sus fotografías dan cuenta de las tensiones y conflictos más lacerantes de la primera mitad del siglo XX: con su cámara registró la Guerra Civil Española (1936-1939), la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), la invasión japonesa de China (1937-1945), el nacimiento del Estado de Israel (1948) y la sublevación vietnamita en la Guerra de Indochina (1946-1954) y el bombardeo alemán en Londres durante la Segunda Guerra Mundial.

Contó como nadie la sangre anónima que corría en los frentes de batalla. Miró a los ojos perdidos de quienes iban a morir. Fotografió el terror, la locura, el desamparo, la risa casual de quienes vivían en medio de zonas de combate. A los madrileños paseando por la Gran Vía después de un bombardeo. A los soldados republicanos arrancando carteles fascistas. A una chiquita que no iba volver de ese llanto y a ese niño en la morgue de Valencia. Una bañera destruida. La explosión, los discursos, el frío, el hambre, la sed, la calma y la indiferencia de resignados y abandonados, el cuerpo a tierra de los que ya no se iban a levantar, los pasos miedosos o arrepentidos; o las espaldas de los soldados franceses: Acaso la última foto que pudo tomar.

Alguna vez dijo que “si tus fotos no son lo suficientemente buenas es que no te has acercado lo suficiente”. Y ahí estaba Capa, acercándose lo suficiente, tan posible victima como cualquiera en una guerra.

Murió la madrugada del 25 de mayo de 1954: pisó una mina mientras acompañaba en una expedición al ejército francés en la guerra de Indochina (que hoy conocemos como Vietnam).

Había nacido en Budapest, Hungría, el 22 de octubre de 1913. A los 17 años, escapando de la policía, que lo perseguía por ser simpatizante del Partido Comunista, se instaló en Berlín, donde estudió ciencias políticas y de donde fue expulsado a causa del fuerte antisemitismo del régimen nazi.

capa2.jpgComenzó publicar su cobertura de la Guerra Civil Española en medios como Vu, Regards, Ce Soir, Weekly Illstrated y Life. En 5 de septiembre de 1936 tomó la fotografía que le dio reputación internacional a su obra: “Miliciano Herido de Muerte”, tomada en Cerro Muriano, en el frente de Córdoba.

La exposición en el Centro Cultural Borges, por supuesto, incluye esa foto. Como así mismo aquella tomada a León Trotsky pronunciando un discurso ante estudiantes daneses, una a Gary Cooper, y otra – genial, quizás dando cuenta de su eclecticismo, de la mezcla de periodismo y literatura que encarnaba- a Ernest Hemingway posando junto a su hijo, entre muchas otras.

La obra de Robert Capa es la excusa perfecta para conocer y pensar sobre algunos de los procesos históricos más profundos del siglo XX, pero también otra forma de contar las historias y de analizar estrategias narrativas.
Enlaces:
Robert Capa | Wikipedia
Robert Capa | El Mundo.es
Con el ojo en los frentes de combate | La Nación
Todos admiraron a Robert Capa anoche en el Centro Borges | La Nación
Fotos tomadas por Robert Capa | Magnun Photos