Remixar o no a la competencia, esa es la cuestión

¿Qué hacer cuando la competencia te regala sus exclusivas de alto impacto para que hagas con ellas lo que quieras, con la única condición de reconocer la fuente?

Si todo se resume a respetar las máximas periodísticas de darle al lector/televidente/oyente la mejor información, entonces habría que aceptar la oferta y retransmitir la información. La realidad corporativa es un poco más complicada y muchas veces se opone, por cuestiones de imagen, al remixado del producto ajeno. Acatar ese corporativismo pondría muy en evidencia a quienes no aceptasen el “regalo”.

Al Jazeera hizo justamente eso hace unas tres semanas cuando puso todos sus videos del conflicto de Gaza, crudos, a disposición de quien quisiera usarlos para cualquier fin. La movida se hace bajo la más laxa de las licencias de Creative Commons y el único requisito es mantener los logos de CC y AJ que están incluidos en el video. Después, los videos se pueden editar y manipular a destajo para cualquier fin, comercial o no. La remixología llevada a su máxima expresión.

Desde lo netamente periodístico/empresario fue una lástima que el anuncio llegara pocos días antes de que terminara el invasión israelí. La información que producía Al Jazeera era bueno pero además única porque ningún otro canal del mundo transmitía desde dentro de la Franja. ¿Con que argumentos hubieran dejado de usar esa información otros grandes medios (léase, por ejemplo BBC, Reuters Fox News, CNN)? La RAI lo entendió y ha sido uno de los pocos canales grandes que sí hizo uso de ello.

La iniciativa CC de Al Jazeera fue impulsada por Mohamed Nanabhay, director de New Media de los qataríes. Vale recalcar su logro: AJ estará bancada por un emir con mucha guita, pero no deja de ser un empresa que busca rentabilizar sus productos.

Nanabhay dice que su objetivo es ofrecer más contenidos de AJ bajo licencia de CC. AJ tiene con regularidad información buena y exclusiva; ergo, si Nanabhay logra cumplir la segunda etapa de su iniciativa quizá termine poniendo en un brete a varias organizaciones que deberán decidir si usar o no esa info. Entonces habrá que optar si informar ante todo o si mejor ningunear a la competencia.