Reempaquetar la noticia

Vale la pena leer la conferencia Cudlipp de Lionel Barber para entender un poco por dónde debería ir la búsqueda de identidad y supervivencia de los medios digitales. No es que Barber ofrezca ideas que miles de medios puedan o deban copiar para salvarse, sino que vale la pena leerlo para entender cuál es el eje de la búsqueda: más tiempo dedicado a vender contenido que a amontonar lectores.

Mucho se ha hablado del modelo de suscripciones del FT y que funciona porque son noticias financieras. Es una expliación simplista porque junto a su modelo pago el FT ha desarrollado otros servicios, creados con el objetivo de ser vendidos, no de traccionar tráfico, como China Confidential y FT Tilt y, ahora, Brazil Confidential. Según Felix Salmon, el diario va camino hacia un modelo de newsletters. Salmon cree que la redefinición es una lástima. Parece ser el análisis lógico de un amante de los diarios. Sea como sea, la realidad es que el FT está construyendo paywalls más allá de las paywalls, paywalls invisibles levantadas alrededor de un contenido que nunca estará en ft.com.

Lo interesante de todo esto no es que el FT haga newsletters ni sitios de nicho ultra-exclusivos. Quizás terminen siendo un éxito, o quizás fracasen. Cualquiera de las dos opciones no viene al caso. Lo interesante de todo ésto queda planteada por esa búsqueda constante por reempaquetar la noticia para poder venderla, haciendo uso de la marca que se heredó del papel. Se busca crear nuevos tipos de contenidos vendibles, contenidos que ayuden a mantener todo el andamiaje informativo del medio. Se rompe con la idea del sitio todo abarcativo que te da todo lo que puedas leer para pasar a crear el sitio especializado que te da sólo el tema que querés conocer a fondo. Todo un concepción para la información en internet.

En Amphibia se ha hablado mucho del error de ver a los medios digitales como creadores de contenido informativo ante todo. La búsqueda debería pasar también por imaginar a los medios digitales como una empresa “informática” o de internet, una plataforma donde el contenido es un gancho; el contenido como medio y no como fin en sí mismo. La idea no es la imperante y la mayoría de los debates y los análisis parecen ver a los medios digitales como generadores de contenidos en búsca de un modelo de “monetización”. Como diría el maestro Pepe: los periodistas deben empezar a pensar qué producto están creando (lo parafraseo, espero no errarle mucho).

Intentar sobrevivir a través de las suscripciones o de los avisos a partir de una gran portada no está mal. Es una continuación natural del modelo papel. El problema está en que internet no es papel. Ahí está el valor de la lección del FT para todos aquellos que intentan ganar dinero en internet al ver que el papel pierde por todos lados: el FT está en una búsqueda por amoldarse a internet y no que internet se amolde al contenido. Raro que no haya más medios intentándolo.