Redes sociales para la revista Somos

Juan Luis Nugent me hizo algunas preguntas para la revista Somos, del diario El Comercio de Perú.

- ¿Dónde radica el éxito de servicios web de redes sociales como Facebook, MySpace o hi5? En particular, ¿por qué crees que han tenido tanta pegada en el público joven?

MySpace se parece a un patio de un colegio secundario en pleno recreo y Facebook al campus de una universidad. El primero es ruidoso, ingenuo y caótico. El segundo divertido, profesional y ordenado.

Son servicios muy simples, fáciles de usar y, sobre todo, diseñan grupos de pertenencia muy fuertes que, sumados a la eterna crisis de los espacios públicos de los países donde fueron generados, resultan, a priori, alternativas de socialización. Allí se generan circuitos de información muy concreta, con relación a eventos, preferencias musicales, agenda local, etc. Pero no creo que MySpace sea una red. Es una comunidad de usuarios que comparte o acepta las mismas formas de socialización, a través de una tipología de preferencias que parece muy ingenua, pero que no lo es y que está especialmente diseñada.

De todas formas, habría que relativizar el “éxito”. En la Argentina, por ejemplo, esos dos servicios tienen muy poca extracción social. Los más chicos prefieren fotolog.com y el perfil que en Estados Unidos usaría Facebook, acá utiliza Linkedin.

- ¿Cuál es el mayor aporte y/o utilidad de estas redes sociales en la vida cotidiana? ¿Lo consideras parte del fenómeno de la Web 2.0?

De alguna forma, y particularmente en el caso de MySpace, si bien la estética y la nula flexibilidad son muy 1.0, el funcionamiento muestra la peor cara de la Web 2.0. La ingenuidad que muchas veces se apodera de los discursos en torno a las redes sociales se hace polvo con MySpace: Murdoch pagó 580 millones de dólares por ese portal. Y no es tan tonto, no cree que va a recuperar la inversión con la magia de la participación. Está construyendo una base de datos que le sirve para diseñar la plataforma de lanzamiento de servicios ligados a la publicidad, la política y compras de medios de comunicación. En el “paraíso 2.0” sobran casos como estos.

- En el caso de Facebook en concreto, ¿a qué atribuyes su éxito arrollador por encima de sus competidores?

El caso de Facebook es el más interesante. En vez de seguir la estrategia de MySpace, como buscan hacer todos y que es cerrar cada vez más el servicio con criterios de acumulación de datos, Facebook decidió seguir otro camino.

Abrir la plataforma y ponerla a dialogar con otras aplicaciones y servicios lo está convirtiendo en un sistema de gestión de redes que vincula los circuitos sociales e informacionales internos y externos. Los usuarios tienen más soberanía sobre la organización de la información y las modalidades para compartirla. Pueden, por ejemplo, desarrollar una aplicación e integrarla a Facebook.

Esto permite que haya más diversidad, más perfiles y que surjan usos más innovadores. Porque, claro, cuando una cluster de usuarios decide integrar una aplicación al grupo, no está incorporando ingenuamente un “servicio”, sino que está codiseñando la forma en que esa red se va a relacionar, está creando valor de uso.

- ¿Cuál crees que será el próximo paso en la evolución de las redes sociales en Internet?

La Web 2.0 prometió participación y apertura en la producción de contenidos. La Web que viene avanzará sobre el diseño colaborativo del contexto. No sólo de la información. La integración de aplicaciones para la modificación de entornos permite emergentes colectivos de apropiación que rediseñan la utilidad de esas plataformas.

La evolución inmediata profundizará en la integración de aplicaciones, en el diseño colaborativo del contexto y sus reglas y en la arquitectura y visualización de la información.

En Facebook lo saben y en MySpace también. La diferencia es el modelo de negocio.