¿Qué estamos mirando?

Vemos muchos videos en la web. Hacemos videos para la web. Y es normal que dentro de la búsqueda de nuevo contenido hoy el video sea el rey. Tratamos de aprender de Youtube. Nos gusta ver sus estadísticas y sus grandes números. Pero ¿qué estamos mirando?.

La creación audiovisual en la web debe vivir su propia transformación, alejarse de los códigos televisivos y ser parte integrada de procesos mas coherentes con su soporte.

Contenido latente
Todos los contenidos que somos capaces de subir a la web tienen un potencial para transformarse en un hecho destacado. Conviven de manera latente con millones de situaciones similares y que luchan por ser parte en las zonas de destaque limitadas de los medios o sitios.

Sin duda la diferenciación siempre será parte importante en el éxito de un contenido, mientras menos coincidencias tenga con otros más posibilidades hay de destacar. Una nueva mirada logra dar frescura y vitalidad lo que se agradecería por parte de los usuarios pero también hay que considerar que esta nueva construcción audiovisual en la web lleva consigo una serie de componentes que determinarán como este será parte de la avalancha informativa.

Darle importancia a cada uno de estos elementos como parte de una unidad puede ser una clave para el éxito.

[CONTENIDO – título – fotografía – bajada – miniatura – destaque – contexto – metadatos]

No podemos confiar siempre en una posible viralización de nuestro contenido ya que no somos capaces de entender o conducir los factores propicios para que el contenido estalle. Lo que debemos hacer es tratar de subir nuestro contenido al “murmullo” de la relación entre los usuarios y el medio.

Un buen ejemplo es el fenómeno de Victor Díaz, la gran historia de el menor que sobrevivió al tsunami del 2010.

Este video post terremoto del 2010 estuvo destacado por más de tres días en la portada de www.latercera.com en los días post terremoto. La nota con todo su valor informativo respondía a a estándares normales de visitas hasta que a través de las redes sociales se comenzó a destacar que en el relato el niño decía “zafrada” en vez de frazada. Esto transformó el video en uno de los mas comentados de la época y transformó a Víctor Díaz en “El Zafrada”, el cual desde esa época a tenido una gran participación en medios y noticias.

El destaque del error de una palabra de el niño logró una circulación mediática que hizo reventar el contenido.

Sobra contenido en los videos
La tradición noticiosa televisiva nos entrega más contenido del que necesitamos en la web. Nos encontramos por primera vez en un choque de códigos de creación completamente diferentes que debemos entender.

En resumen tenemos:

– Un lead siempre redundante entre el presentador y el relato audiovisual que es muchas veces reforzado nuevamente por el periodista en la búsqueda lógica de dar contexto.

– Una gran cantidad de material visual que sirve para rellenar una locución o para anteceder el inicio de una cuña.

– La simple búsqueda de hacer un cierre de nota digno le suma segundos.

Este nivel de desarrollo es un exceso para una web donde un usuario consume ese contenido. Aunque sea buscado o encontrado al azar la acción de reproducir en muchos casos está antecedido de mucha información que ya le entregamos al usuario. No necesitamos re introducir el tema, no es necesario anticipar lo que van a decir los entrevistados ni darle un tono para finalizar. Basta con darle solo que se busca.

Repensando el video
Siempre como periodistas hemos esgrimido a la inmediatez y a la brevedad como valores periodísticos. Como elaboraciones prácticas que le damos al desarrollo noticioso. Pero en la realidad actual de los medios la brevedad también adquiere un nuevo valor ya que nos permite el mismo contenido en una elaboración más simple pero también con una llegada más rápida a nuestros usuarios.

“Las formas mueren, los soportes mueren. No hay chances de sobrevivir haciendo lo mismo de siempre pero más rápido” plantea Mancini en Hackear el periodismo, dándole suma importancia al entender que necesitamos trabajar y pensar en los soportes del futuro.

Apostar por una narración audiovisual mas coherente con el trabajo audiovisual con la web podría ser:

– Contenido puro donde el hecho o la narración se presentan sin ningún elemento adicional.

– No periodista en cámara

– Ausencia de locución de introducción

– El lead siempre es la cuña que determina la noticia y luego desarrolla el resto de las ideas.

– Uso del GC mas que como un marcador de nombres y cargos como una herramienta que entregue contexto y nuevos datos.

– Musicalización mínima

Otro buen ejemplo es “El indignado reclamo de un vecino del Parque Bustamante”. El video fue grabado durante la transmisión en vivo de una de las marchas ocurridas en Chile durante el 2010. El video marcó diez veces más que la nota del resumen de todos los hechos de la marcha.

Hacerla corta

Los microcontenidos se asocian muy bien a la velocidad de lo que está pasando en la realidad. Apostar por un nuevo tipo de narración del video para la web es la forma de responder a un público que está buscando nuevas formas de comprender su mundo.

Roberto Igarza nos da luces de este tema en el capitulo de Microcontenidos en su libro Burbujas de Ocio, el plantea que las “hiperbrevedades no están obligadas a esgrimir respuestas a las 5w (who, what, where, when y why)” y que la construcción comunicativa podría plantear insinuaciones o interpelar al lector a seguir en la búsqueda de un sentido.

La idea no es negar la posibilidad de que las construcciones audiovisuales cortas sean en si un contenido periodístico sino que entregarle responsabilidad a el resto de los elementos que lo acompañan en la web a ser parte de la construcción total de sentido. El buen uso de la narración textual que acompañe al contenido o la buena elección de grafica visual pueden ser en la suma un resultado positivo.

Siempre se agradecen los aciertos “Raphael pierde diente en Festival de Viña 2010″