Power To The Pixel

Entrevisté a Ralph Haiek para el suplemento de Cultura del diario Perfil

Ralph Haiek fue fundador de MuchMusic Latin America en 1992. Luego creó y gestionó Isat, Space, Retro, Infinito, Fashion TV, Playboy TV, entre otros canales del grupo Claxson. Ahora lanza en la Argentina la primera carrera de Nuevos Medios, que se dictará en Buenos Aires Comunicación (BAC). En qué consiste la formación y hacia dónde va la industria.
 
– Las carreras ligadas a la comunicación últimamente fabrican docentes y desempleados. ¿Cómo se van a distinguir?
– Nuestra propuesta tiene tres ejes: entender, crear y gestionar. Para ser exitosos, los alumnos deben pasar por esas tres dimensiones. Además los vamos a acompañar en su inserción laboral. Más que decirles qué tienen que hacer, la idea es tutoriarlos en los proyectos para que no terminen trabajando por debajo de su talento y de sus capacidades sólo porque la industria no los entendió o detectó a tiempo.
 

– ¿Cómo se articulan los tres ejes entender, crear, gestionar?
– Desde 20 años vengo con esta idea. La semilla de todo esto fue cuando lanzamos MuchMusic en la Argentina: invitamos a trabajar a jóvenes que no sepan nada de TV. Rotaban por todos los roles y salían aprendiendo. Se formaban por oficio. Entender es analizar dónde estoy situado. La idea de crear es hacerlo en forma colaborativa y atraviesa todas las instancias de la carrera: video, audio, fotografía, 3D, periodismo digital, etc. Gestionar es clave: es enseñar a hacer presupuestos, marcos legales y darles los elementos esenciales del emprendedorismo. Vamos a acompañar a los jóvenes talentosos para que no se frustren y no terminen siendo el proletariado de los medios.
 
– ¿Qué significa hacer “contenidos de calidad” en los nuevos medios?
– La calidad viene de la idea de mass media, y suena caro. Es la mentalidad Blockbuster. Lo que demuestran fenómenos como Cuevana es que la gente quiere consumir el contenido que quiere, cuando quiere y como quiere. Tenemos que terminar con el estigma de la calidad, del amateurismo, etc. La calidad está medida por la cantidad de gente que consume un contenido. Pero a la vez hay una fragmentación de audiencias y esto hace que a los medios masivos les cueste cada vez más sostener la masividad. En el medio, entre la fragmentación y la masividad, puede haber algo interesante.
 
– Fenómenos como Cuevana, ¿son aliados o enemigos de la carrera?
– Por lo menos no es alguien a que haya que sacarlo esposado. Yo trato de adoptarlo, no de ponerlos en la cárcel. Hay que reconciliar las leyes con lo que la gente quiere. Eso es, por ejemplo, lo que hizo Steve Jobs: entender toda la periferia. Pasemos todo el poder a la gente. Que la gente decida. Yo creo en ese poder, sin dejar de atender las necesidades de la industria. En la curva de valor, los que más se benefician de estos fenómenos son los que no entran en la pelea, las telefónicas. Yo soy de la teoría que deberían juntarse las telefónicas, Hollywood y todos los productores. No digo que no se respete el derecho. Digo que discutamos quién y cómo debe pagar por ese derecho. La solución no es meter preso a un pibe de 23 años.
 
– Entonces, en el mejor de los casos ¿el destino de la industria es la piratería?
– La razón por la cual estamos haciendo esto es porque tuve la suerte de hacer un canal de música hace 20 años. Digamos que fui uno entre mil. Yo soy favorable a que haya más contenido aunque esté pirateado.
 
– ¿Cómo se diseña una formación en nuevos medios que contemple la obsolescencia de las tecnologías?
– Si sos bueno haciendo contenidos, no importa el soporte ni el formato. La revolución siguen siendo las pantallas. No pienso en novelas, películas y géneros así. Hay que pensar en pantallas. Todo es pantalla. Todo lo que es transmedia, multiplataforma, tiene un gran futuro. Quien entienda bien eso, entenderá lo que está pasando en la industria. La carrera va en esa dirección.
 
– ¿Ves como una oportunidad que los nuevos medios no sean propiedad de los medios tradicionales?
– Muchas veces los nuevos medios son oligopolios. Los clasificados online y los buscadores, por ejemplo, están concentrados. Apple, Google, Microsoft, etc, son empresas más modernas, y tienen salas de ping-pong, pero tienen un poder importante.
 
– ¿Cómo ves al futuro de la TV?
– Te lo resumo así: Contenido everywhere. Portabilidad total. Las formas de consumo van a convivir, el living y la movilidad. Lo que va a cambiar es la linealidad actual de los contenidos. Y espero que la carrera contribuya a crear contenidos diferentes, no lineales. Todavía hay mucho pensamiento tradicional. Si bien cualquiera puede generar un contenido atractivo, cómo hacerlo visible es el verdadero desafío.
 
– ¿Es indispensable la brevedad en los contenidos de los nuevos medios?
– Es importante. Las limitaciones tecnológicas promueven la brevedad. Desde el punto de vista de consumo, también es importante. ¿Cuánto tiempo vas a ver contenidos en un celular, por ejemplo?
 
– ¿Sigue siendo algo importante el consumo de noticias para los jóvenes?
– Creo que la digitalización bajó significativamente la mediación. Eso es lo sustancial. Por eso murió la industria discográfica. No hay que restringir sino que hay que apoyar todo lo que hace que la gente pueda acceder al contenido. En el periodismo es re-claro. Antes uno podía decir que nos informaban unos pocos. Hoy, cualquier cosa que pasa, llega antes una persona que Crónica TV. No se puede competir con el ciudadano. Queremos capitalizar ese fenómeno.
 
– ¿Qué no cambió, o no va a cambiar, en la industria?
– Que hay gente talentosa que sabe lo que la mayoría quiere. Tienen inteligencia, olfato. Eso sostiene a los grandes medios.