Periodismo de datos: Facts are Sacred

También publicado en huffingtonpost.com

El 22 de diciembre pasado salió a la venta la edición Kindle del libro de Simon Rogers Facts are Sacred: The power of data. El autor está a cargo de uno de los proyectos de periodismo de datos más interesantes de la industria, el Data Store de The Guardian.

Facts are Sacred: The power of data es un aporte valioso. No es un recetario estricto ni vanidoso sobre cómo hacer periodismo de datos. Está escrito desde una cocina donde la materia prima es información dura creciente y todas las herramientas son provisorias. Y donde la misión es clara: hacer periodismo convirtiéndose en un puente entre la enormidad de la información pública y la audiencia.

El libro es casi en su totalidad descriptivo y ofrece pocos pero jugosos comentarios reflexivos sobre la mutación de la profesión. Rogers relata en detalle cómo trabajan en el Data Store de The Guardian recorriendo los trabajos más importantes que realizaron. Facts are Sacred es la cocina de los mejores platos que sirvieron en el DataBlog.

Es de algún modo, también, un conjunto de primeras crónicas de campo sobre los problemas y desafíos con los que nos enfrentamos los periodistas en la era de la abundancia informativa, donde la escala de la producción de datos y la diversidad de formatos demandan nuevos estándares y herramientas pero sobre todo una visión renovada sobre nuestro trabajo.

Simon Rogers sostiene que el periodismo de datos llegó para quedarse, que ya es un estandard de la industria y que, pese a los cambios que promueve y demanda, al final del día se trata de hacer lo de siempre: contar historias.

Lo primero que se deja claro en el libro es que si bien el periodismo de datos está muy de moda, no es nada nuevo. Y hace historia sobre casos que dan cuenta de eso, incluso haciendo referencia a trabajos publicados en soporte impreso.

Otra dimensión clave del libro es la aparición de dos game changers en un contexto global de demanda de transparencia. Por un lado el lanzamiento de data.gov por parte de la administración Obama en los Estados Unidos y, por el otro, la publicación de los War Logs realizada por Wikileaks. Para el autor, éste último caso es una muestra contundente de hacia dónde debe evolucionar el periodismo: una combinación de las habilidades periodísticas tradicionales con el poder de procesamiento de la tecnología.

El libro también expone cierta discusión sobre las nuevas formas narrativas que demandan los altos volúmenes de datos, y da especial atención al diseño y visualización de la información, como a la necesidad de estándares y a la automatización de procesos para reducir al mínimo los márgenes de error que supone el trabajo manual en la minería de datos.

Se estima que el volumen de datos globales crece aproximadamente 40 % cada año. Así que el mundo de los datos se reproduce en cantidad cada dos años. Rogers tiene claro que esto recién comienza: “Si Ustedes piensan que los rodea muchísima información, esperen a que termine esta década”.

En ese contexto, Facts are Sacred propone que el nuevo rol de los periodistas es mediar entre aquellas organizaciones públicas y privadas que producen y publican datos y quienes tienen acceso a esa información pero necesitan ayuda para entenderla o no tienen tiempo para procesarla.

Rogers sabe que las herramientas con las que contamos para acceder, procesar, analizar, distribuir y publicar información están cambiando, pero que la misión está intacta. El periodismo de datos no es para Rogers un asunto de gráficos, visualizaciones, herramientas y algoritmos. Se trata, en sus palabras, de “contar las historias del mejor modo posible”.

Sobre el final del libro, el autor comparte una lista de 100 datos de distinta naturaleza que encontraron trabajando en esta primera etapa del Data Store. El que más me gustó es éste: 613 The number of times The Beatles used the word “love” in their recorded songs. The word “you” was used 2,262 times.