Otro mundo

Somos viento, nosotros. No el pecho que nos sopla.
Somos palabra, nosotros. No los labios que nos hablan.
Somos paso, nosotros. No el pie que nos anda.
Somos latido, nosotros. No el corazón que lo pulsa.
Somos puente, nosotros. No los suelos que se unen.
Somos camino, nosotros. No el punto de llegada ni de partida.
Somos lugar, nosotros. No quien lo ocupa.
No existimos nosotros. Sólo somos

EZLN, 1 de enero del 2001 (Siete años de lucha)

subcomandante-marcos-1995-2.jpg

Después de declarar un ?alerta roja? y realizar una consulta interna, la Comandancia General del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), del Comité Clandestino Revolucionario Indígena de México, dio a conocer anoche la tercera parte de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, que comenzó a circular en su primera y segunda parte el 29 de junio.  Hubo gran expectativa de la comunidad internacional, y especulaciones políticas, sobre todo del gobierno de México, al respecto en las últimas horas. Incluso el presidente de ese país, Vicente Fox Quesada, cínicamente se puso a las órdenes de Marcos para que se integre a la vida política: ”Doy la bienvenida más entusiasta a este comunicado, en el sentido de ir por la acción política y dejar la vía armada de parte del EZLN”. ”Si esto es confirmado, no sólo doy la bienvenida sino (que) invito ahora al señor Marcos a que, juntos, armemos la etapa de integración a la vida política y de integración a acuerdos para beneficiar a las comunidades, trabajo que hacemos constantemente, y que a través de esto entremos de lleno a una participación política del señor Marcos en la vida civil democrática de México”. Así, y para dar formalidad a su actitud, Fox Quesada afirmó: ”Yo estoy a sus órdenes para trabajar en esta integración”.

No vamos a perder ni un solo renglón en analizar qué dijo ni qué intentó decir Fox, ni tampoco vamos a resumir las palabras del EZLN. Incapaces de ser justos seríamos realizando una síntesis de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona. Porque si han dejado algo claro los zapatistas en los últimos 11 años es que tienen voz, la voz de los sin voz, como ellos mismos dicen. Así que para saber qué dicen y piensan los zapatistas escuchemos o leamos a los zapatistas, que entre otras cosas para eso luchan, para ser escuchados, no para ser mal resumidos por medios de comunicación. Si la pereza lectora los tiene atrapados, pues léanse mañana una bonita nota de cuatro párrafos en algún matutino y desenchufen la computadora ya mismo. Nosotros seguimos…

Los medios han reducido en la mayoría de los casos a los zapatistas al levantamiento del 1 de enero de 2004 y a la clandestinidad armada, eludiendo el trabajo de construcción territorial y de recomposición social que están llevando adelante desde hace más de 20 años. Tal como ocurre con el tratamiento mediático generalizado que le dan a los piqueteros aquí en la Argentina, simplificando su existencia al corte de ruta o al entorpecimiento del transito, sin mostrar su día a día ni escuchar sus reclamos y propuestas. O en todo caso banalizándolas.

Así que no vamos a resumir nada ni vamos a imponer interpretaciones a distancia porque los zapatistas, con Marcos como vocero a la cabeza, han comprendido y puesto en acción que no hay ejercicio del poder ?como señalaba Foucault- sin una cierta economía de los discursos de verdad que funcionen en, a partir y a través de ese poder. ?El poder nos somete a la producción de la verdad y solo podemos ejercer el poder por la producción de la verdad?. Es por ello que para hacer una arqueología de la palabra zapatista lean los comunicados de los últimos 10 años y sabrán de qué se trata el proceso que han puesto en marcha en Chiapas.

Con el levantamiento zapatita del 1 de enero de 1994 al grito de ?Ya basta!? aparece en escena Marcos como figura mediática liderando el proceso insurgente. Al principio, mal que les pese a los pensadores de la latinoamericanidad y a los cerebros progres, Marcos no resultó de interés para los intelectuales. Se lo miró como un fenómeno grotesco, como un cliché de los reclamos latinoamericanos y de una forma más seria como líder de una guerrilla más. Pero se equivocaron. Porque el zapatismo rebelde y Marcos no tenían nada que ver con las guerrillas latinoamericanas.

México era el único país de América Latina que no había tenido guerrillas. Sí las hubo desde la Argentina hasta Guatemala pero no en México. Ese dato no es menor a la luz del proceso político mexicano ya que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) funcionó como depósito de la mayoría de los dirigentes de las guerrillas puestas en marcha en América Latina. (Increíblemente, además de su contradictorio nombre ?si es revolucionario no puede ser institucional- el PRI es la emanación de la Revolución Mexicana, creado por los vencedores de la revolución, que luego se olvidaron de todo, claro.) Otro punto clave para aproximarnos al proceso es la escala global: 1994 es parte de la era posterior a la Caída del Muro de Berlín y de la Unión Soviética.

La otra variable que no vieron los intelectuales y que eso explica su indiferencia es la de tiempo y espacio. El levantamiento zapatista no tuvo lugar un día cualquiera: Fue la madrugada del 1 de enero de 1994. Ni el lugar es azaroso: San Cristóbal de las Casas, una ciudad de 60 mil habitantes con capacidad militar.

La ciudad se llama ?de las Casas? porque ahí estuvo un obispo de Tierra Vieja, Bartolomé de las Casas, que fue el que más defendió a los indios en la conquista. Entonces la ciudad se convierte en un punto simbólico de la lucha, se trata de tierras de continua represión indígena a lo largo de 500 años.

zapatistas2.jpg

El día también es deliberado. El 1 de enero de 1994 entraba en vigencia el NAFTA, un tratado de libre comercio entre Estados Unidos, Canadá y México, que llevó a los mexicanos a terminar por importar granos. Lo cual hace que la irrupción zapatista no se enfrente solo al poder Mexicano sino directamente contra la globalización financiera, aunque en ese momento la palabra globalización casi no se utilizaba. Se referían al neoliberalismo. Así nos encontramos con una característica absolutamente nueva de resistencia, no contra el Estado mexicano, no  contra el poder del Estado, sino contra una dinámica internacional de flojos móviles, algún totalmente inédito en la guerrilla latinoamericana.

Todo eso hace que la resignificación de Emiliano Zapata resulte una deuda revolucionaria olvidada. Cuando los zapatistas dicen ?Zapata Vive? están diciendo que el proyecto de Zapata está tan vivo como pendiente. Tierra y libertad era el proyecto de Zapata y es el de los zapatistas de Chiapas.

Ese escenario de globalización financiera en el que se enmarca el levantamiento del EZLN es el mismo que da lugar a la disolución explícita de los Estados-Nación, que impone otra contingencia de pensamiento, otro paradigma de acción y otras formas de represión. Los Estados no desaparecen, claro está, pero transforman su condición agotando la subjetividad y el pensamiento estatales tradicionales pre “consenso de Washington“, a la vez que mantienen enromes organizaciones técnicas, militares y administrativas con un poder de influencia desmesurado pero poniendo en crisis el sentido de soberanía. Así las cosas, nos encontramos con un Estado que configura en la superficie las situaciones pero que es incapaz de predeterminar el fondo.  La conversión de los Estados-Nación en técnico-administrativos es simultánea al devenir consumidor de los ciudadanos. Y es precisamente contra esto que dicen ?No? los zapatistas, para reivindicar su soberanía y autodeterminación.

En los últimos años se puso demasiado énfasis en el aspecto militar de los zapatistas. Sin embargo, la capacidad su capacidad militar, aunque ?intacta?, es meramente defensiva y han anunciado que así se habrá de mantener, máxime estando rodeados de bases militares como lo están en Chiapas. Los tiros se dispararon durante el levantamiento del 94 y ya no los hubo más. Como si esto no quedara claro, el EZLN ha repetido hasta el cansancio que tomaron las armas para dejarlas, ?somos soldados para dejar de serlo?.

juntas.jpg

Especialmente con la creación de las Juntas del Buen Gobierno en 2003, el zapatismo avanzó en la construcción de un camino propio e innovador, pese a recibir las propuestas y presiones tanto de izquierda como de derecha. Mientras la derecha le pedía a los zapatistas que salgan de la clandestinidad y se integren al sistema político formal y oficial, la izquierda más extrema presionaba para que el zapatismo endurezca su discurso y las acciones militares, aproximándose a lo que son las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Los zapatistas no hicieron caso y siguieron su camino, pensando que, como dijo Marcos, la alternativa para América Latina no puede ser Chávez o Menem, sino que hay que construir algo diferente encarando la reconstrucción del Estado desde abajo y no desde las cúpulas.

Con la fundación de las Juntas de Buen Gobierno, el movimiento liderado por el EZLN avanza en un mayor dominio territorial, creándose formas de autogobierno que centralizan su control político y afirman su ?poder? sobre zonas más extensas que las comunidades.
Los municipios autónomos, reunidos en 5 Juntas de Buen Gobierno, tienen a su cargo tareas de autogobierno o gobierno autonómico. Las principales disposiciones de las Juntas de Buen Gobierno son:

Uno. Ya no se permitirá que los donativos y apoyos de la sociedad civil nacional e internacional sean destinados a alguien en particular o a una comunidad o municipio autónomo preciso. La Junta de Buen Gobierno decidirá, después de evaluar la situación de la comunidades, adónde es más necesario que ese apoyo se dirija. La Junta de Buen Gobierno impone a todos los proyectos el llamado “impuesto hermano” que es de 10 por ciento del monto total de proyecto. Es decir, si una comunidad, municipio o colectivo recibe un apoyo económico para un proyecto, deberá entregar 10 por ciento a la Junta de Buen Gobierno para que ésta lo destine a otra comunidad que no recibe apoyo. El objetivo es equilibrar un poco el desarrollo económico de las comunidades en resistencia. Por cierto, no se aceptarán sobras, limosnas ni la imposición de proyectos.

Dos. Sólo se reconocerán como zapatistas a las personas, comunidades, cooperativas y sociedades de producción y comercialización que estén registradas en una Junta de Buen Gobierno. Así se evitará que se hagan pasar por zapatistas personas que no sólo no lo son, sino que incluso son antizapatistas (tal es el caso de algunas cooperativas de producción y comercialización de café orgánico). Los excedentes o bonificaciones por la comercialización de productos de cooperativas y sociedades zapatistas se entregarán a las Juntas de Buen Gobierno para que se apoye a los compañeros y compañeras que no pueden comercializar sus productos o no reciben ningún tipo de apoyo.

Tres. Es común que gente deshonesta engañe a la sociedad civil nacional o internacional presentándose en las ciudades como “zapatistas” supuestamente enviados en “misión secreta o especial” a pedir dinero para enfermos, proyectos, viajes o cosas por el estilo. A veces, incluso, se llega a ofrecer entrenamiento en supuestas, y falsas, “casas de seguridad” del EZLN en la ciudad de México. En el primer caso son engañados intelectuales, artistas, profesionistas y no pocos funcionarios de gobiernos locales. En el segundo caso son jóvenes estudiantes los que son víctimas de la mentira. El EZLN aclara que no tiene ninguna “casa de seguridad” en la ciudad de México y no ofrece entrenamiento alguno. Esas malas personas, según nuestros informes, están involucradas en bandolerismo, y el dinero que reciben, que supuestamente piden para las comunidades, es usado para beneficio personal. El EZLN ha iniciado ya una investigación para establecer la responsabilidad de quienes usurpan su nombre y embaucan a la gente buena y honesta. Como es difícil contactar a la Comandancia General del EZLN para comprobar si tal persona es o no parte del EZLN o base de apoyo, y si es cierto o no lo que dice, ahora bastará ponerse en contacto con una de las Juntas de Buen Gobierno (la de la zona de la que diga provenir el “engañador”) y en cuestión de minutos se les dirá si es cierto o no, y si es o no zapatista. Para esto las Juntas de Buen Gobierno expedirán certificaciones o acreditaciones que, no obstante, deberán ser corroboradas.

Dado estos apuntes de contextos, escritos de corrido y sin otra intención más que hacer una mínima introducción al universo zapatista, enlazamos a la Radio Insurgente desde donde se puede descargar la Sexta Declaración de la Selva Lacandona. Y recomendamos algunos documentos que nos gustaron particularmente o que aportan algo de información.

Entrevista a Marcos (audio), BBC

Las Juntas de Buen Gobierno: Autonomía y Gobernabilidad no Estatal

Caidos en lucha

Abajo a la izquiera

De Marcos a  Massimo Moratti, presidente del FC Internazionale de Milano

De Marcos alSr. Fernando Baltasar Garzón Real

De Marcos a la organización político-militar vasca Euskadi Ta Askatasuna (ETA)

De Marcos a los niños, niñas, ancianos, ancianas, jóvenes, jóvenas, hombres, mujeres de la Argentina

Gloria Muñoz Ramírez, periodista y cronista del zapatismo
?No buscan el poder, buscan la rebeldía?

El fuego y la palabra DEL EZLN: entrevista con Gloria Muñoz