Nic.ar es peronista

La oficina de cancillería que regula los dominios argentinos de Internet hoy estuvo desierta. Sus ciberempleados fueron liberados para ir al acto del PJ. Eso sí, ellos tampoco recibieron el sándwich y la coca. Recién mañana o pasado volverán a sus pasillos kafkianos y sólo entonces delegarán tus DNS.

A principios de este año anunciaron que mejorarían los sistemas de administración de dominios y que comenzarían a cobrarlos. Eso no sólo no sucedió, además logran prestar un servicio cada vez más deficiente.