Mother Jones y el uso de multimedia como algo más que un chiche

Hace un par de días que se habla bastante en la web de la última producción multimedial de la revista Mother Jones: un mapa de la presencia militar de Estados Unidos en el mundo, y sus vaivenes desde 1950 en adelante.

El mapa no es grandioso estéticamente, pero cumple con creces su cometido: brinda información con sencillez y contundencia sobre algo que pasa ahora, no hace años.

El mes pasado, Mother Jones tuvo una presentación multimedial llamada “Lie by Lie”, una línea de tiempo sobre las mentiras del gobierno de George Bush acerca de la Guerra de Irak. La línea era más sencilla aún que el mapa, sin firuletes estéticos, pero tenía más información todavía.

Vale la pena recalcar lo de la información porque uno de los defectos de las producciones multimediales en los diarios es que todavía son tratadas como chiches o formatos para hacer recuentos históricos de información pero rara vez se las utiliza para presentar información nueva, sobre todo información dura.

En cambio, la línea de tiempo de Mother Jones sí ofrece reinterpretaciones de un tema ampliamente cubierto. Y para hacerlo MJ utilizó una de las fórmulas más sencillas de hacer periodismo de análisis: el refrito.

Casi toda la información utilizada y presentada no es más que un re-empaquetamiento de cosas publicadas en medios más importantes (New York Times, New Yorker, Washington Post), información que la revista tomó, leyó entre líneas y presentó con otra visión. Además, MJ ofrece una ventaja: linkea desde las palabras claves del especial a notas pertinentes de su archivo, lo cual abre todo una gama de información con la que el lector promedio difícilmente se toparía de otra forma.

Es como dice Craig Stoltz: Por virtud de su forma, [la historia de Irak] presenta nuevas interpretaciones del tema.

No son muchas las presentaciones multimediales que pueden decir lo mismo.

+ Periodismo digital en Amphibia