Mafalda cumplió 40 años

Para los registros oficiales nació el 17 de agosto de 1932 pero, en verdad, Joaquín Salvador Lavado llegó al mundo el 17 de julio de ese año, para ser Quino, el creador de la adorable y asqueada de tanta sopa Mafalda. Ella, por su parte, cumplió 40 años: el 29 de setiembre de 1964 apareció por primera vez en el semanario Primera Plana, de Buenos Aires.

Se celebran los 40 años de vida de esa niña divina, llena de encanto y de una curiosidad que paralizaba a los padres, de una ingenuidad reflexiva que nada mal nos vendría ejercitar y sobre todo de una inigualable dimensión social de los ?asuntos planetarios?. Mafalda logró expresar las profundas transformaciones producidas durante el siglo XX, y Quino, a través de ella, supo rendir una especie de tributo a la liberación de la mujer y oponerse a todo tipo de regímenes dictatoriales. ?La historieta es una forma de comunicar la actualidad y Mafalda comentaba una actualidad de hace 30 años. Y si bien me halaga que se siga leyendo, también es triste pensar que los temas de los que hablaba Mafalda siguen existiendo; a veces algunos tienen otro nombre, pero son los mismos?.

Quino cursó sus estudios primarios y luego ingresó a la Escuela de Bellas Artes de Mendoza, que finalmente abandonó ??cansado de dibujar ánforas y yesos?? para dedicarse a la historieta y el humor. En 1950 vendió por primera vez una historieta. ?Recuerdo que era para una tienda de sedería y que se llamaba Sedalina, pero prefiero no tratar de pensar cómo era esa publicidad, porque seguramente me avergonzaría?. Al año siguiente Quino viajó de Mendoza a Buenos Aires buscando instalarse en alguna redacción de un diario o revista, pero a las pocas semanas vuelve a Mendoza. La capital no le había dado trabajo.

Las cosas empeorarían. En 1953 Quino ingresa al servicio militar. Según ha contado fue una experiencia que al principio le causó una profunda angustia y ?pensaba que nunca iba a salir de allí?, pero luego de un tiempo, de convivir con personas de todas las clases sociales ?empecé a dibujar algo distinto?, comenta Quino en su sitio web.

En 1954 vuelve a Buenos Aires. No se rinde: vive en condiciones precarias, compartiendo habitaciones con desconocidos, y vuelve a merodear por las redacciones de diarios y revistas. El semanario Esto es le publica su primera página de humor gráfico, que alterna semanalmente con otro dibujante. ?El día que publicaron mi primera página pasé el momento más feliz de mi vida?, dice.

Luego publicó sus dibujos en Vea y Lea, Leoplán, Damas y Damitas, TV Guía, Usted, Che, Panorama, Atlántida, Adán, el diario Democracia, etcétera.

En 1963 publica su primer libro de humor, Mundo Quino, una recopilación de dibujos de humor gráfico mudo, con prólogo de Miguel Brascó.

Quino contó a la BBC: ?Me pidieron, porque no fue idea mía hacerla, que tuviera algo de Peanuts (la tira cómica creada por Charles Schulz), pero que, a diferencia de Peanuts, fuera una familia donde hubiera adultos?. Estaba naciendo Mafalda. Agens Publicidad buscaba un dibujante que creara una historieta ?mezcla de Blondie y Peanuts?, en la que los nombres de todos los personajes comenzaran la letra ?m?, para publicitar una línea de productos electrodomésticos de marca Mansfield. Finalmente la campaña publicitaria no se llevó adelante, pero Quino continuó trabajando en esas tiras y Mafalda comenzó a vivir.

Mafalda aparece públicamente por primera vez en Gregorio, el suplemento de humor de la revista Leoplán, que publica 3 tiras en 1964. En septiembre de ese año el semanario Primera Plana comenzó a publicar Mafalda regularmente.

Y desde ese momento, Mafalda se apropió generosamente del humor de los argentinos y argentinas, llevando la risa al plano de la reflexión política y de las problemáticas sociales. Si tomamos alguna edición al azar, notaremos que en los 60 Quino ya hablaba del 2004.

Mafalda se fue de Primera Plana y comenzó a circular por el diario El Mundo. En 1966 el editor Jorge Álvarez publica el primer libro de Mafalda. Sale a la calle para Navidad y en dos días se agota una tirada de 5.000 ejemplares. Al año siguiente se publica el segundo libro: Así es la cosa, Mafalda. El 2 de junio de 1968 se reanuda la edición de la historieta en Siete Días, y Mafalda 3 y Mafalda 4 salen a la calle. Treinta tiras son traducidas al italiano e incluidas en una antología de textos literarios y dibujos humorísticos que se tituló Libro dei Bambini Terribili per adulti masochisti. En 1969, en Italia, se publica Mafalda, la contestataria, con la presentación del semiólogo Umberto Eco.

A principios de 1970, Ediciones De La Flor publica a Mafalda y en marzo de 1976, Quino y Alicia, su esposa, se trasladan a Milán: ?La Patria significa juventud, por lo tanto el hecho de estar lejos de ella ha hecho que mi humor se haya vuelto un poco menos vivaz pero tal vez algo más profundo?.

En 1977 Mafalda colabora con Unicef en la Campaña Mundial de la Declaración de los Derechos del Niño.

Cuando en los 80 la tira cumple 20 años, la Casa de las Américas de Cuba publica Mundo Quino.

El 26 de octubre de 1988 llegaba al Concejo Deliberante un proyecto de ordenanza para que Mafalda fuera reconocida como Ciudadana Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires. El proyecto, firmado por el entonces intendente porteño, Facundo Suárez Lastra, y por su secretario de Cultura, Félix Luna, se justificaba en que el personaje ?simboliza lo mejor del espíritu de muchos jóvenes argentinos, que no se resignan a acatar el orden establecido y pretenden modificarlo y enriquecerlo con sus propias ideas. Mafalda hizo reflexionar muchas veces a sus lectores sobre la validez de los hábitos, creencias, prejuicios y lugares comunes, ayudando de este modo a construir una sociedad mejor?. La iniciativa no prosperó porque los concejales argumentaron que ?el título honorífico sólo es para las personas?.

En 1990, en Taiwán, Mafalda se publica en idioma chino, los dos primeros años en ediciones no autorizadas. En 1992 se publica en España una recopilación completa: Toda Mafalda.

Recientemente Quino ha explicado al diario Clarín: ?Mi temáticas preferidas tienen que ver con la relación entre el poder y la gente, la indiferencia frente a los dramas sociales, la burocracia, la corrupción… cosas que me indignan?. Y en relación con Mafalda en particular, confesó: ?Creo que yo no salí con una cosa nueva; soy un seguidor de los que me precedieron: Lino Palacio, Divito, Oski… A veces pienso que lo que hago ya es antiguo, que mi línea tiene un estilo antiguo… A mí me gustaría ir cambiando, tener una línea mucho más libre y que se renueve, tener más poder de síntesis. Picasso siempre te sorprendía con cosas distintas, por ejemplo… tampoco te digo que soy Botero, ¡algo fui cambiando!?.

Mafalda, sus consternados padres y sus amiguitos Manolito, Miguelito, Felipe, Libertad, y su hermanito Guille, fueron traducidos a más de 30 idiomas, incluyendo el chino, el gallego y el finlandés.

Tal como terminaba diciendo el proyecto presentado en 1988 para convertirla en ciudadana ilustre: ?Mafalda sigue siendo, en la memoria colectiva de los argentinos, la chica preguntona, cuestionadora, irreverente e inesperada, que planteó en su momento tantos interrogantes molestos a la sociedad argentina?.

Valgan estas biografías entrelazadas, expuestas tan apretadamente aquí, de Quino y Mafalda, para agradecer la lucidez y la actualidad, la capacidad de trascender la coyuntura político-mediática, el humor, las muecas cómplices y los guiños en secreto.

Recomendamos el sitio oficial de Quino:
http://www.clubcultura.com/clubhumor/quino/espanol/

Concurso relacionado:
Quino 50 años