Las leyes de los medios (1)

La nueva ciencia. (Perdón ¿Qué es lo científico?)

Las leyes de los medios. La Nueva Ciencia, es un libro de Marshall McLuhan y de su hijo Eric que nos viene muy bien para pensar las tecnologías, para, como nos dicen los autores, identificar propiedades y las acciones ejercidas sobre nosotros mismos por los tecnologías y los medios.

Se trata de cuatro leyes empíricas, un medio practico para percibir la acción y los efectos de las tecnologías.

Como ya comentamos, McLuhan fue muy resistido por la academia, según él porque después de dormir durante 500 años era lógico que los intelectuales se molestaran cuando él y sus preguntas y sus nuevas formas de conocer los apuraban.

Pero a decir verdad los editores de McLuhan, luego que publicara La comprensión de los medios como extensiones del hombre, le sugirieron una reedición del libro, menos ríspida y discontinua, con una reelaboración mas científica de sus ideas.

Entonces la gran pregunta era como sistematizar científicamente las ideas de La comprensión de los medios como extensiones del hombre, sin apuntar tanto a irritar al lector como a encajar en el canon académico.

Como bien advierte Piscitelli en sus Ensayitis “en epistemología el estilo es la obra” (…) “lo que parecía una discusión de estilo se tradujo en el caso de McLuhan y de otros impenitentes que vemos aparecer varias veces a lo largo de nuestras excursiones conceptuales en una cuestión de estilo… epistemológico. Lo que se le cuestionaba a McLuhan no es muy distinto -aunque el arco de la epistemología que ocupan aparezca en otras latitudes- que lo siempre se le cuestiono a Michel Foucault, a Francisco Varela a Fernando Flores a Ludwig von Bertalanffy, a Gregory Bateson y a Thomas S.Kuhn, y a muchos otros pensadores que seguramente Horacio Gonzalez y Tomas Abraham no dudarían en coleccionar bajo el paraguas de los pensadores bajos, discolos, bulimicos o mas seguramente apostatas”.

Así las cosas, tal como nos cuenta Eric McLuhan su padre se encargó de averiguar cómo transformar aquel libro mosaico en un libro científico. Y se dedicó durante meses a entender qué era lo científico, hasta que dio con Karl Poper: algo científico es algo planteado en tal forma que se pueda refutar.

Eureka. McLuhan comenzó por preguntarse ¿Qué afirmaciones podemos hacer acerca de los medios de información que cualquiera pueda a poner a prueba -confirmar o refutar- por sí mismo? ¿Qué tienen en común todos los medios informativos?

Así fue como se encontraban cada vez mas cerca de aquello que después dirían, que todo lo que el hombre hace, cada procedimiento, cada estilo, cada artefacto, cada poema, canción, pintura, aparato, herramienta, teoría, tecnología, manifestaban cuatro dimensiones de funcionamiento y emergencia.

Padre e hijo trabajaron sobre La comprensión de los medios como extensiones del hombre y rápidamente vieron las cuatro constantes, las cuatro leyes. Para ser más precisos, estuvieron seguros al principio de tres y luego darían con la cuarta.

A fin de comprenderlas mejor, deberíamos plantear las leyes más como preguntas que como afirmaciones, siendo más fiel a cómo McLuhan las pensó.

– ¿Que EXTIENDE?

– ¿Qué vuelve OBSOLETO?

– ¿Qué RECUPERA?

– ¿En qué REVIERTE?

Las leyes

La primera y más obvia fue la EXTENSIÓN, (extensiones del hombre, tal como el subtitulo del libro). Cada tecnología extiende una facultad física o psíquica del hombre. La idea de extensión también podría ser reemplazada según el caso por aumenta, refuerza, intensifica, acelera, hace posible.

Ejemplos:
La perspectiva en el dibujo, la pintura, y la fotografía intensifica el punto de vista singular
La fotocopiadora posibilita la reproducción de textos a gran velocidad
La heladera aumenta la disponibilidad de alimentos

La segunda ley es la OBSOLESCENCIA. Cuando un medio extiende una facultad física o psíquica partes del entorno de lo extendido se vuelven obsoletas. Dado que hay un equilibrio en la sensibilidad, cuando un área de la experiencia se intensifica o eleva otra queda disminuida o embotada.

Ejemplos:
La heladera volvió obsoleto el trabajo del hielero
El automóvil reemplazó al caballo, y cambio los usos de los establos, herreros, talabarteros, fabricantes de monturas. También el automóvil vuelve obsoleto al pie, no en forma definitiva pero sí mientras se conduce, a tal punto que el pie queda solo disponible para las funciones que le demanda el auto -frenar, acelerar- al punto de perder, también temporalmente, su función sustancial, la de permitirnos caminar.

La tercera ley es la RECUPERACIÓN
A partir de cada nueva tecnología que se incorpora en la sociedad, que extiende nuestros sentidos, anteriores estructuras y entornos o antiguas formas de acción, organización social y pensamiento reviven, se recuperan.

Ejemplos:
El feminismo recupera la identidad colectiva de la sociedad matriarcal.
La perspectiva en la pintura recupera la especialización en la alta definición.
La pipa recupera el viaje interno contemplativo (Kant!)

La cuarta ley: REVERSIÓN. Cuando una tecnología se lleva al limite, cuando los medios de sobreextienden, en palabras de McLuhan “cuando son sobrecalentados”, pueden emerger características opuestas a las originales o generar una función opuesta a la pretendida. Cada forma, llevada al limite de su potencial, invierte sus características.

Ejemplos:
Demasiados autos congestionan las autopistas, y la velocidad y seguridad
que aportaban originalmente, superadoras a las del caballo se ven
revertidas.
La hermenéutica revierte la oscuridad

Con la forma de diagrama llamado tetrada, las cuatro leyes pueden verse del siguiente modo:

EXTENSIÓN | REVERSIÓN
RECUPERACIÓN | OBSOLESCENCIA

La tetrada de efectos de las tecnologías no presenta un proceso secuencial sino cuatro procesos simultáneos. Los cuatro aspectos son inherentes a cada tecnología desde el principio.

Extensión y obsolescencia se vinculan como acción y reacción. La obsolescencia es consecuencia directa de la extensión. El proceso de recuperación, en general, se da después. No sucede lo mismo con la recuperación y la reversión. Y un medio solo revierte porque se ha llevado al limite. Comenta Piscitelli al respecto: “Para poder percibir estas sutilezas debemos recordar una y otra vez la mecánica de funcionamiento de las tetradas y como son a la vez una heurística y una taxonomía, una forma de descubrir y una forma de acumular intuiciones, información y perspectivas. Las tetradas no funcionan secuencialmente. No se trata de que un medio primero EXTIENDA, después REVIERTA, después OBSOLESCA y finalmente RECUPERE. En los hechos todo pasa al mismo tiempo y el recorte como siempre lo pone el observador“.

Y una aclaración practica para no hacernos trampa: A la tétrada entramos por donde queremos, no hay entrada desacertada, pero el inicio establece cierta matriz lógica de pensamiento. Esto es para evitar disponer las mismas estructuras en varias leyes, y para explicar por qué podemos obtener distintas lecturas.

Las cualidades complementarias de las leyes de los medios de McLuhan pueden observarse cuando se las toma en pares, sean horizontales, o verticales. Por ejemplo: el alcohol extiende la energía pero revierte en depresión. El auto extiende la privacidad individual pero revierte la privacidad colectiva de los atolladeros de transito. El micrófono vuelve obsoleto el espacio privado y lo revierte en espacio colectivo.

El ejemplo que pensó Piscitelli:

La birome o pluma fuente con su reservorio autocontenido de tinta EXTIENDE el tiempo de escritura continua, eliminando -OBSOLESCIENDO- la necesidad de mojar la pluma en la tinta. El Mensaje del medio es que, el cambio que hace posible tal capacidad nueva, es la habilidad de EXTENDER la expresión del pensamiento continuo, sin pausas.

Sin embargo cuando tal capacidad se EXTIENDE mas allá de un limite razonable, la libertad de expresión REVIERTE en la verborragia, en el agarrotamiento de la mano. Algo que dejo atrás la OBSOLESCENCIA de la recarga permanente de tinta. Justamente por no tener que mojar permanentemente la pluma, las pausas a las que obligaba la OBSOLESCENTE pluma anula las periódicas interrupciones en el flujo de pensamiento que promovían la contemplación y la reflexión mental. Así inesperadamente la birome RECUPERA un aspecto de la escritura en arcilla.

Dada su portabilidad y longevidad, la birome OBSOLESCE la necesidad de recurrir a la memoria permitiendo un registro preciso e indeleble de los hechos. Esta precisión RECUPERA la noción de los escribas. La tetrada así obtenida no tiene ningún orden preciso de lectura o recorrido. Ya que cualquiera de los elementos consignados puede actuar como disparador o catalizador de mayores y mejores análisis.