La revista Time se ha vuelto metafísica

Las tapas de la revista Time son conceptualmente cada vez más filosóficas. Martillan en el clavo de la existencia y arremeten con preguntas sobre la esencia de las cosas.

Durante los últimos 15 meses, las portadas de Time tomaron la actitud del primer hombre: asombro y curiosidad frente a la vida e interrogantes clave sobre lo que somos, a dónde vamos y de dónde venimos, por qué somos como somos y hasta dónde podemos cambiar. Aun cuando tratan temas coyunturales, la retórica es filosófica.

Tengo impresión de que las portadas de la newsmagazine más leída de Occidente hablan más sobre nosotros que de la revista. Expresan mucho mejor estos tiempos que una línea editorial o, incluso, que buena parte del arte contemporáneo. Algunas de ellas: