La Nación labs

A fines de marzo, Martin Stabbe comentaba la “novedad” de que los sitios informativos (más que nada diarios online) van dejando de ser tan solo un destino final y pasan a ser una plataforma o un conjunto de herramientas sobre los cuales los usuarios pueden construir servicios adicionales.

Para variar, en el mundo anglo abundan los ejemplos: la BBC con su Bakstage, The Daily Telegraph, el New York Times, la National Public Radio estadounidense, son todos sitios que han desarrollado “Labs” con APIs disponibles para el toqueteo público (el Guardian va por el mismo camino). Reuters también tiene sus labs, con varios proyectos destacados, como Open Calais, y MTV.com tiene su labs hace un tiempo.

Hablando el mes pasado del tema con Mancini, comentábamos que el mundo hispano sufre una sequía de iniciativas similares. Se rumorea que uno de los tres o cuatro mayores diarios en castellano está por largarse al mar de los labs, pero son sólo rumores. Fue por esos mismos días en que hablábamos del tema que apareció “La Nación labs”.

La presentación fue silenciosa, a mediados de septiembre, con la inclusión de una visualización al pie de los artículos. Las visualizaciones representan las noticias preferidas por quienes leyeron ese artículo, como se ve acá (parece aplicarse sólo en notas de la edición impresa). Cuando uno cliquea en el ícono de la visualización, se abre una página llamada “La Nación Labs”.

En los demás medios mencionados, los labs son el lugar de experimentación pero también son el lugar desde donde salen las APIs, el último “plan” de márketing ideado para expandir el nombre y la marca por todos los confines del ciberespacio gracias al trabajo voluntario de gente que no pertenece al medio en cuestión pero que está dispuestas a meterle mano y a trabajar por amor al arte sobre sus productos. Tan ideal parece el plan que otro tipo de empresas quieren sumarse a la tendencia.

La Nación parece querer adelantarse al resto de la competencia hispano-parlante en el tema labs con esta creación visual divertida. Por ahora, el nombre “La Nación Labs” no deja de ser algo exagerado ya que no existe un sitio dedicado donde se presenten todos los demás experimentos. Sólo hay un ícono.

Falta ver más, ver con qué otras cosas están experimentando. Sobre todo falta saber si llevarán el tema un paso más allá, si lo llevaran hacia donde lo llevan los medios antes mencionados: un lugar desde el cual ofrecer aplicaciones para que gente de afuera del medio pueda interactuar y desarrollar. Si con lo esto solo les alcanza para diferenciarse, ni hablar si dieran ese paso siguiente.