La misión del periodista online II

Primero, romper todas las reglas, o al menos restarle la estabilidad que pretenden ostentar. Es esencial aceptar que trabajás en un contexto vivo, que muta, crece y se diversifica. En ese sentido, parte de tu misión es ejercitar tu inteligencia intuitiva. La historia de los medios muestra cómo tomar riesgos se ha vuelto una práctica poco común, inversamente proporcional a la copia de la iniciativa que ejerce la mayoría cuando el primero tomó el riesgo. Ejemplos, ejemplos.

Es extraño que pocos quieran ser los primeros. La mayor parte de los medios de comunicación adoptan tarde -y a veces también mal- cualquier innovación externa. Es el caso, por ejemplo, de los blogs y los años que tardaron los medios en comprender que podían servirse con provecho y oportunidad de esas herramientas.

En ese sentido, tu misión como periodista online es, por un lado, identificar cuáles son los emergentes que podés poner a favor a tu proyecto. Por el otro, y en el mejor de los casos, aspirar a provocar emergentes como esos en el mercado en el que trabajás.

Para eso, otra vez, tu misión es pensar distinto. Si propones en tu redacción algo que ningún otro medio está haciendo y que incluso a tus jefes o compañeros no se les ocurrió, aun con el riesgo que no lo entiendan del todo, vas por buen camino. Aterrizá la idea y proponela otra vez. Los más probable es que funcione allí o a donde te la lleves. ¿Por qué? Porque nadie lo hizo. La rutina cancela la innovación. El trabajo duro la propulsa. Pensar distinto es trabajar muchísimo y diseñar diferencia. Y si no esperen a ver lo que va a publicar en un par de horas Rodrigo Orihuela acá arriba.

> La misión del periodista online I