Hardware libre para docentes

En noviembre, el Director del Laboratorio de Prototipado de la School of Arts and Communication de la Universidad de Malmoe (Suecia), David Cuartielles dictará un taller de formación docente en software y hardware libre en Buenos Aires.

David Cuartielles es el creador, junto a Massimo Banzi, de Arduino, una herramienta open hardware que está ocupando a artistas y educadores de todo el mundo en los proyectos más diversos que se puedan imaginar. Pero Arduino no es sólo un instrumento para crear, sino también y sobre todo un paradigma de relación y aproximación a la tecnología, una filosofía política de los dispositivos.

Poco se sabe, poco se escribe y poco se pregunta sobre el hardware libre, mucho menos en la red hispanoparlante. Pero no pocas experiencias hay en marcha y una buena prueba de ello son los videos que algunos hacedores de ese campo están subiendo a sitios como YouTube.

Arduino es una plataforma de hardware de fuente abierta basada en una sencilla placa con entradas y salidas (E/S), analógicas y digitales, y en un entorno de desarrollo que implementa el lenguaje Processing/Wiring. Está basado en el procesador Atmega8, un chip sencillo y de bajo coste que permite el desarrollo de múltiples diseños / Wikipedia

Sin bien para el estado de los discursos hablar de hardware libre es como hablar de software libre hace veinte años, Arduino, en silencio, está protagonizando buena parte de las innovaciones que adelantan un futuro menos instrumental de la tecnología, donde el remixado de dispositivos da un lugar mucho más rico a las personas y donde la metáfora que reza “las tecnologías modifican nuestros usos y nuestros usos modifican a las tecnologías” se vuelve pornográficamente simbiótica.

Arduino está abriendo un mundo de exploración maravilloso, donde todo está por hacerse. El gran Gustavo Romano, a cargo del MediaLab del Centro Cultural España en Buenos Aires, organizó un taller sobre Arduino a fines del año pasado. Romano es un artista digital que tiene en su haber obras pioneras del netart y que desde hace años está escribiendo con sus producciones la historia del arte contemporáneo argentino. Hace unos años tomé un café con Gustavo Romano, en La Academia, en Callao y Corrientes, unos días antes de que se hiciera cargo del MediaLab, y, créanme, es uno de los tipos más interesantes de la tecnoatmófera gaucha.

Que la red de escuelas medias del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires -que hace un trabajo de hormiga para sacar a maestro por maestro de la brecha digital, enseñándole desde usar un correo electrónico hasta las habilidades más complejas de la Web 2.0- organice un taller de estas características y a cargo de David Cuartielles me parece un hecho histórico. ¿O a cuántos docentes del Río de la Plata vieron capacitar en software libre durante la década de los años ochenta? Pongan esto en el capítulo de innovación pedagógica de la historia de la educación del siglo XXI. Equivale a llevar el cine a las aulas a principios del siglo pasado. Tecnología experimental en manos de la comunidad educativa.