Hardware libre, gadgets a la carta: remixando dispositivos

¿Y si podemos producir mushups con átomos, remixar dispositivos y hacerlos enteramente programables y abiertos?

¿Se imaginan recombinar, actualizar y remixar su dispositivo? Ok, y
si les digo que sobre un tronco de infraestructura se le pueden conectar “widgets” como si uno armara su dispositivo como un Lego? Con ese prólogo amplió Julián mucho más el contexto donde deben inscribirse las proyecciones de un FabLab y los conceptos que lo diseñen.

Así conocimos BUG Labs, la posibilidad de crear casi cualquier gadget que podamos imaginar. Pensemos en GPS, reproductores de mp3, cámaras de fotos, video, etc. Lo interesante es que no estamos hablando sólo de crear esas funcionalidades o de un mero reciclado de objetos, sino de remixarlas, de reaprovecharlas, combinarlas y prototipear gadgets y dispositivos a la carta.

La primera tentación es pensar estos conceptos, tal como ya pasó con el Fabbing y mucho antes con el software libre, como posibilidad kelper de acceso tecnológico y desepultar gente de la brecha digital mediante un extraño ideal asistencialista de dar vida a los fósiles tecnológicos. Pero no nos engañemos por tercera vez.

Cuando hablamos del proyecto BUG, de Fabbing, importa menos la tecnología que los conceptos que se ponen en juego. De hecho y por poner un sólo ejemplo, uno de los grandes aciertos del proyecto OLPC fue desde el día cero pensar en términos de hardware libre (aunque luego no haya sido totalmente así). Si se preguntan por el diseño, y sí, aún es feo y ortopédico, pero eso se resuelve.


La pequeña criatura cuesta unos 299 dólares y traspola el concepto de widget al hardware. El futuro es móvil y abierto, inlcuso el de los átomos.

Para los intereados, el blog que hay que seguir es éste: bugblogger.com
En Flickr: Tag buglabs
En YouTube: youtube.com/user/BugLabs