Geekonomía

Hay libros que hay que leer. De esos, no sobran los escritos y pensados en español. Estamos hablando, claro está, de aquellos libros que abordan temas vinculados a las ciberculturas, los nuevos medios y el periodismo online. Por nuestras manos pasan muchos aunque siempre queremos más. Y, cuando llegan a nosotros y dan de sí, o logran remover(nos de) las aguas sobre las que operamos a diario, siempre tratamos de dejar un rastro -siempre incompleto- en Amphibia.

El último libro de Hugo Pardo Kuklinski, “Geekonomía. Un radar para producir en el postdigitalismo“, es uno de ellos. Impreso y también en pdf con acceso gratuito vía Web (aunque también con un sistema de donaciones con tres valores alternativos, -2, 5 y 10 euros- para quien desee contribuir al crecimiento de la colección), Geekonomía huele a “ahora”.

Es un libro inteligente, pero lo mejor es que demanda un consumo sofisticado. No se trata de un libro de texto para anoticiarse de las tendencias, aprender algunas recetas operativas o complacer los egos de autor y lectores a la vez. Geekonomía es un libro valiente en lo académico, audaz en lo conceptual y muy sólido respecto de los señalamientos sobre la experiencia de hacer/pensar en un mundo en el que la red se vuelve invisible. No es casual, Hugo, además de un investigador, es un productor: lidera el desarrollo de la red social mobile campusmovil.net.

Geekonomía huele a “ahora” porque discute con la época que lo ve nacer. Aborda asuntos clave para las vida de las organizaciones que se están rediseñado con el impacto de la nueva economía de habilidades. El capítulo sobre la crisis de la universidad es el que más le gusta a Hugo, y a nosotros también.

No nos extendemos con comentarios precisos sobre el libro por ahora, pero seguro volveremos sobre Geekonomía. Varias cosas que estamos haciendo, leyendo y planificando tienen enlaces de ida y vuelta con el libro de Hugo. Si están con tiempo y ganas de leer un libro que los renueve y estimule, vayan por Geekonomía. En Youtube, unas píldoras (con Carlos Scolari) de adelanto.