Furia e inteligencia: OpenSocial, el plan B de Google

Lograron enfurecer al gigante. Google lanzó OpenSocial, un ambicioso proyecto de integración de plataformas de redes sociales para competir con Facebook. Peligros y oportunidades ante la nueva ecología de comunidades online.

Reactivo. Hasta ahora, Google tuvo una relación distante con las redes sociales. Los continuos problemas que genera Orkut, una criatura creada hace tres años por uno de sus empleados, lo volvieron cuidadoso, cuando no insensible, en el rubro digital que muchos conocieron a partir de MySpace, pero que durante el último año tuvo a Facebook como principal protagonista.

Con 47 millones de usuarios, una expansión considerable hacia el mundo hispanoparlante e innovaciones diferenciales con herramientas como Facebook Flyers Pro para segmentar audiencias, Facebook recibió una inversión por parte de Microsoft de 240 millones de dólares para comprar, “apenas”, el 1.6% de la red social.


Creada por Mark Zuckerberg, un veinteañero que entendió que la apertura proyectaría a la plataforma mucho más allá que a cualquier otra del mercado, dejando que usuarios y programadores externos desarrollen e integren aplicaciones, Facebook logró que Google reconozca de su importancia.

La larga cola de Google. Esta semana, en pocas horas, el gigante despertó para dar batalla en la nueva ecología de las redes. Consiguió como aliados a Engage.com, Friendster, hi5, Hyves, imeem, LinkedIn, MySpace, Ning, Oracle, Orkut, Plaxo, Salesforce.com, Six Apart, Tianji, Viadeo, y XING y dobló la apuesta.

OpenSocial es el nuevo mega proyecto googleano, una especie de caballo de Troya que reinterpreta la tesis de The Long Tail de Chris Anderson.

Google aprendió. Dos años atrás, en una coyuntura como ésta, hubiera comprado la red social de moda. Pero ahora va por más: en vez de adquirir algunas plataformas, buscará interconectarlas, atravesar del segundo al último en la larga cola y tejer una red de redes sociales.

Mientras Facebook basa su crecimiento en la integración de desarrollos externos, OpenSocial pondrá a dialogar todas las redes ya creadas mediante aplicaciones transversales generadas en forma distribuida.

Hacia dónde se abre Google. Hasta ahora, todas las redes sociales funcionaron como intranets desarrolladas en forma corporativa, sin conexión entre ellas y con orientaciones a perfiles muy específicos. Facebook rompió con ese “modelo MySpace” y abrió el juego. Aunque no tanto, porque, en cualquier caso, es necesario pertenecer a esa comunidad para ser beneficiario. Es decir, Facebook, descentralizó la producción del entorno pero no rompió con su centralidad.

OpenSocial, en cambio, basará su poder en la interconexión de las redes sociales, algo hasta ahora jamás realizado. Para los aliados de Google, es una oportunidad invalorable: el gigante les ofrece pertenecer a un proyecto con modelo Facebook pero interoperable con otras redes.

En definitiva, Facebook no abandona el modelo de fortalecer el acceso y la creación de contenidos dentro la comunidad, acumulando usuarios dentro de una frontera delineada por la empresa. El plan B de Google, aún con su génesis reactiva y llegando tarde, parece tener mucha más proyección: desarrolla aplicaciones en forma distribuida para integrar comunidades y borrar las fronteras que separan hasta hoy a las redes sociales, desepultándolas y haciéndolas más visibles.

Así, Google dará un salto diferencial que pondrá a disposición de su principal fuente de ingresos. Una red de comunidades que promete multiplicar en el mediano plazo sus ganancias en publicidad.