#findelperiodismo: el hashtag

I
Entre las muchas cosas que definen al #findelperiodismo, la más simbólica es la enorme productividad que como hashtag tiene en las redes sociales. ¿Qué significa que #findelperiodismo acompañe todos los días en Twitter a cientos de links de noticias? ¿Qué deberíamos entender que presupone la frase #findelperiodismo cuando su presencia gravita entre las evaluaciones que hacen decenas de usuarios hispanoparlantes de la calidad de aquello que los medios consideran periodismo?

II
¿Qué sentido tiene esa productividad del hash #findelperiodismo cuando se vuelve por sí mismo un signo descriptivo y valorativo, insertado por usuarios que, dentro de las categorías de circulación habituales del periodismo tradicional, no cumplen otro rol que el de consumidores pasivos de la información? ¿Qué dicen sus propios receptores a partir de esa categorización espontánea de la información?

III
Arriesgo dos hipótesis: 1) están diciendo que como consumidores de información pueden ejercer su derecho a mostrarse insatisfechos con la calidad inacabada de lo que se les ofrece como información 2) están diciendo a otros usuarios en la red que esa información resulta, a su vez, incompleta sin su correspondiente categorización como #findelperiodismo. Y es en la actividad misma de categorizar que se extingue el anticuado rol pasivo al que los reduce el periodismo tradicional, y se asume otro que es activo.

Un rol dinámico: un feedback instantáneo, superficial y lapidario.

IV
La propagación del #findelperiodismo como hashtag, entonces, tendría un valor performativo. ¿Su objetivo? Minar ese terreno simbólico de infalibilidad desde el que todavía habla el periodismo tradicional. ¿Qué es el #findelperiodismo, entonces, en este contexto? No un indicio de peligro para ciertas prácticas, sino la huella fehaciente de que esas prácticas han quedado fosilizadas. Fuera de época.