Filtros: la nueva censura en internet

Los filtros de los cíbers para bloquear contenidos pornográficos censuran a Dialógica, ILHN.com, Indymedia Argentina y U24, entre otros sitios.

dialogica_va.jpg

En los últimos meses ha habido una explosión mediática de reclamos y pronunciamientos para que se ?filtren? los contenidos pornográficos de internet. Padres ?muy preocupados? por lo que ven sus niños cuando van al cíber y organizaciones no gubernamentales han manifestado la necesidad de instalar filtros que bloqueen los sitios pornográficos y los que fomentan el racismo y la discriminación. Lo cierto es que esa posición ha logrado que distintos distritos y municipios de la Argentina dicten normas por las que los establecimientos comerciales que ?brinden acceso a internet deben instalar y activar en todas las computadoras que se encuentren a disposición del público filtros de contenido sobre páginas pornográficas?, tal como lo regula, por ejemplo, la ley 863 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, sancionada el 15 de agosto de 2002.

Hasta ahí todo protegido, menos el derecho a la información.
Cuando fuimos a un cíber que tiene filtros instalados nos encontramos con que el filtro bloquea mucho más que pornografía: sitios como www.dialogica.com.ar (potrero de weblogs educativos y culturales), www.ilhn.com (primer diario digital de la Argentina), www.argentina.indymedia.org (sitio de contrainformación), www.urgente24.info (sitio de noticias) y www.fzln.org.mx (web del Frente Zapatista de Liberación Nacional de México) son inaccesibles. Se encuentran filtrados, bloqueados, censurados por los filtros antiporno.

Fuimos a un cíber de la ciudad de Pergamino, a 200 km de la Capital Federal. La ordenanza municipal N° 5877 del 24 de marzo de 2004 establece, entre otras cosas, que los cíbers y los locales comerciales que ofrezcan acceso a internet deben instalar filtros en las computadoras.

Los filtros deben estar instalados permanentemente y sólo las personas mayores de 18 años pueden solicitar que se desactiven. La elección del filtro es libre, cada dueño de cíber elige qué filtro instalar en sus máquinas. El que visitamos usaba http://www.tueagles.com/anti-porn/ . Y fue ahí donde comprobamos que el filtro, además, censura.

Dialógica estaba clasificada como un sitio que ?probablemente contenga contenidos para adultos?. Nada más lejano, si por ?contenidos para adultos? se entiende ?material pornográfico?. Lo mismo ocurrió cuando quisimos ingresar a Indymedia Argentina, a Interlink Headline News y a Tendencias21.net, entre otros sitos.

El derecho a la información se ve coartado. El libre acceso a la información se hace imposible, y la ley que ampara al servicio de internet con las mismas garantías constitucionales que al resto de los medios de comunicación queda de hecho sin efecto.

Estos filtros, bien lejos de ubicarse bajo el paraguas de la inteligencia artificial, funcionan como perfectos censores. Si somos mayores de 18 años y queremos leer Indymedia desde un cíber podemos, aunque tenemos que pedirle (con cara de ?juro que no es para ver pornografía?) al encargado del cíber que desactive el filtro. ¿Pero si tenemos 17 años? ¿No tenemos derecho a leer Indymedia, a buscar información en ILHN o en Dialógica o en Tendencias 21 o en U24?

Un ejemplo que da cuenta de la ineficiencia de los filtros como http://www.tueagles.com/anti-porn/ es que funcionan con palabras. Si un sitio tiene la palabra ?sexo? estará bloqueado, sin importar si es efectivamente pornográfico o si es un sitio que brinda información sobre reproducción sexual y salud reproductiva. Más aún: el hecho de que el filtro lea palabras ofrece la trampa obvia para los pornógrafos o para quienes administran un sitio racista. Si convertimos todo a imagen el filtro no lo ve, algo totalmente posible de realizar sin demasiadas competencias tecnológicas.

El código es la ley

?¿Informan los cibercafés que tienen filtros? ¿Saben las personas que están siendo filtrados los contenidos que ven??, se pregunta Beatriz Busaniche, activista de Software Libre de la Fundación Vía Libre, con quien hablamos sobre el tema.

Hay, además de las palabras clave y de las ?blacklists? o ?listas negras?, una variable clave en los tipos de filtrado que no podemos soslayar en este debate. Se trata de las denominadas PICS (Platform for Internet Content Selection) o ?sitios etiquetados?.

?Para que esto funcione, los mismos desarrolladores de sitios deberían etiquetar sus contenidos para que el sistema de filtrados funcione sobre la base de esas etiquetas. Sin embargo, desde el momento mismo en que se comienza a etiquetar contenidos, también se corre el riesgo de que funcionen otras formas de censura sobre sitios según sus etiquetas, o la falta de estas. Incorporar etiquetas de este tipo en internet puede transformar peligrosamente la arquitectura de la red y convertirla en un ámbito donde la vigilancia sobre los contenidos sea mucho más sencilla que ahora, con las graves consecuencias que esto tiene para la libertad de expresión ?explica Busaniche. Y añade?: Los escenarios posibles que se presentan frente a los PICS son muy preocupantes: si el uso de PICS se vuelve universal, serán una de las pocas plataformas efectivas para la clasificación de contenidos. Si esto ocurre, seguramente una o dos empresas se convertirán en estándar de facto en materia de etiquetado y comenzarán a incorporar estos sistemas como default automático en la red. Luego, los contenidos que no tengan etiquetas podrán ser inmediatamente bloqueados por estos sistemas. Con lo que entraremos en una internet que ninguno de nosotros desea: una internet regida por normas de control de contenidos centralizados. Controles técnicos, que estarán más allá de lo que cualquier navegante pueda o quiera evitar”.

Los controles técnicos se vuelven inapelables. No hay que perder de vista el concepto de Lessig: ?el código es la ley?.

Además de la ?estupidez artificial? y de la ineficiencia de los filtros, Busaniche sostiene que hay otro aspecto central que no se puede olvidar: ?El software muchas veces es desarrollado por alguna empresa privada, así como las blacklists. Por lo que en algunos casos, como en la Argentina, no sólo se comete censura sino que la censura queda en manos privadas. No sé qué reglamentación haya en esta materia, pero sin dudas la Constitución nos ampara. Qué acciones se podrían realizar si se descubre que en un determinado momento se bloquea un sitio que no debe ser bloqueado. (Recordemos que el bloqueo tal como está planteado ‘debería’ funcionar sólo en sitios porno en el momento en que un menor está sentado frente a una computadora en un cibercafé). ¿Quién es la autoridad competente en caso de que haya filtrado/censura (porque de eso se trata) de otros contenidos??.

Una vez más, los ejercicios de legislación sobre internet ?ahora con los filtros y también con los tres proyectos de ley sobre el spam ? dan cuenta del desconocimiento que hay sobre el funcionamiento de la Red y la complejidad cultural que emerge con ella.

Queda aquí planteado el tema. Y recordemos que no es tarde. Que cuando la comunidad de los internautas nos pronunciamos contra la ley espía logramos que se dejara sin efecto.

A continuación mostramos las capturas de pantalla de los mensajes que informan sobre los ?bloqueos/censura? que realizan estos filtros:


Dialógica
dialogica_va.jpg


Interlink HeadLine News
ilhn_va.jpg


Indymedia Argentina
indymedia_va.jpg


Urgente24.info
u24_va.jpg


ecuaderno.com
ecuaderno_va.jpg

Algunas referencias y links para ampliar información:

The Censorware Project: Exposing the secrets of censorware since 1997
Blocking Software FAQ from Peacefire
Platform for Internet Content Selection (PICS)Platform for Internet Content Selection (PICS)
CPSR – Perú – Filtros de contenido
Electronic Privacy Information Center
EFF
Fundación Vía Libre

Gracias a Beatriz Busaniche por las declaraciones y las lecturas recomendadas, y a Diego Rolle por hacer las capturas de pantalla.