Ética hacker para periodistas y legisladores

Página/12 y los legisladores: funcionales a su propia ruina

La nota de tapa de Página/12 de hoy da cuenta del desconocimiento de los legisladores y de los periodistas sobre los temas relacionados a Internet y las nuevas tecnologías. Los primeros legislando y los segundos publicando notas como la de hoy, contribuyen a su propia ruina.

Vamos a decirlo desde el principio. El único que dijo algo sensato al respecto es Hugo Scolnik, profesor de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad de Buenos Aires. Porque explicó la clave de todo este asunto, que no es sólo tecnológica o responde al vacío legal sino que también está relacionada a cómo operan las empresas proveedoras de Internet.

Scolnik dijo: “está bien que se haga una ley, pero eso no soluciona el problema”, pero aclaró que “los problemas van a estar en los peritajes. Si no hay en el sistema informático que fue violado un sistema de protección contra intrusos es muy difícil detectar al autor de la intrusión y son muy pocos los que tienen en sus computadoras sistemas de protección”. En todo caso, habría que “asociar una IP concreta (dirección de Internet que se les asigna automáticamente a los usuarios cuando se conectan) con una persona concreta. Si se logra identificar la IP, allí sólo se podrá saber cuál es el proveedor que le brinda el servicio de conexión, pero para que el proveedor otorgue la identidad de la persona es necesaria una orden judicial. Otra dificultad es que algunos usuarios pueden conectarse con IP variables, con lo que cada vez que se conectan se les asigna una dirección diferente. Ese es el gran problema, y así nadie va a poder demostrar nada”.

El resto de lo que se dijo hoy en Página/12 no tiene fundamento y muestra cómo los legisladores están perdidos en el ciberespacio. Y no sólo porque los peyorativamente llamados hackers son siempre diez millones de veces más inteligentes que los legisladores (o mucho más aun) sino porque esto no lo pudo resolver ni el FBI ni la CIA ni la Agencia Europea, ni lo podrán hacer nunca porque nada difícil es esconderse en el ciberespacio.

Nadie está de acuerdo con que se violen cuentas de mails ni computadoras ni redes ni nada. Ahora, antes que ensayar leyes y elaborar informes que en vez de informar evidencian la ingenuidad y la poca rigurosidad periodística, los legisladores deberían hacer algunos intentos de comprender cómo las cosas están cambiando con Internet y los periodistas -por lo menos- deberían consular la Wikipedia. Así, se enterarían que “un hacker no es (como suele creerse comúnmente) un mero delincuente, vándalo o pirata informático con altos conocimientos técnicos (éste es el cracker), sino que hacker es todo aquel que trabaja con gran pasión y entusiasmo por lo que hace. De ahí que el término ‘hacker’ pueda (y deba) extrapolarse a otros ámbitos como ser, por ejemplo, el científico”. También podrían hacer una búsqueda en Google y saber que, por día y en todo el mundo, se envía el doble (60 mil millones) de mails de lo que están publicando (30.000 millones).

Para protegerse de las violaciones de mails, deberían prestar atención a algunas de las cosas que comentamos en el podcast “Cuidado con tus mails” que publicamos en este blog, como encriptar los correos, entre otras, y por supuesto, no usar hotmail como Ernesto Tenembaun, o por lo menos leer los términos de uso de ese servicio. En webmail, lo mejorcito es Gmail -que además se puede cifrar- y si deciden usar Yahoo!, presten especial atención a esto y elijan acceder de modo “seguro”:

Así que ya saben. Antes de redactar leyes o notas periodísticas consulten a especialistas serios y estudiosos como Hugo Scolnik y usen un poco mejor el Google y la Wikipedia, por ejemplo. Y también, por qué no, practiquen un poco la Ética hacker, que según Pekka Himanen, uno de sus ideólogos, quien ha escrito La ética del hacker y el espíritu de la era de la información (prologada de Linus Torvalds y con un epílogo a cargo de Manuel Castells): “se funda en el valor de la creatividad, y consiste en combinar la pasión con la libertad. El dinero deja de ser un valor en sí mismo y el beneficio se cifra en metas como el valor social y el libre acceso, la transparencia y la franqueza”.

Algunos de los valores de la axiología hacker, apunten, son: la pasión, la libertad, la verdad, el anti-Fascismo, la anti-Corrupción, la lucha contra la alienación del hombre, la igualdad social, el libre acceso a la información y conocimiento libre, el reconocimiento entre semejantes, la accesibilidad, la actividad, la preocupación responsable y la creatividad.

Eso, eso quería decir: sean un poco hackers.