Estética de la emergencia

Algunos libros hay que leerlos. Como sea, cuando sea. Probablemente haya cientos de esos, de los imperdibles o impostergables. Miles. Pero si acotamos el campo de interés no es tan difícil llegar a los esenciales. De la misma forma que todavía no puedo saber por qué no leí antes la magistral biografía Timerman. El periodista que quiso ser parte del poder, de Graciela Mochkofsky -que me tiene tieso leyendo y que pronto comentaré aquí- intuyo que este año un rosarino publicó uno libro clave para estudiar la reorientación actual de la producción de sentido.

Me refiero a Estética de la emergencia, de Reinaldo Laddaga. Y lo digo desde el principio: a quien le interese estudiar las formas de cambio cultural actual, que tienen a la red como tecnología operativa y concepto sociológico en su seno, no puede dejar de leerlo.

El trabajo de Laddaga analiza las ecologías culturales emergentes y los signos de la producción de ficciones y de formas experimentales de socialización. Si Scott Lash con su Crítica de la información nos enseñó que nadie puede ver por fuera, Laddaga nos orienta hacia cómo pensar desde adentro.
Quizá, quien lea la contratapa o le pegue una mirada por arriba al libro salga corriendo, si está buscando material sobre las redes. Pero un momento, porque en esa reorientación de las artes que analiza el autor -en esta época comparable en tanto la transformación a la que estamos asistiendo (o, mejor, siendo parte) “en su extensión y profundidad” a la transición que tuvo lugar entre finales del siglo XVIII y mediados del siglo XIV- buena parte se trata de los modos de producción que más nos fascinan de la web. ¿O no estamos hablando también de los los ecosistemas digitales?

En su recorrido, Reinaldo Laddaga se detiene sobre proyectos culturales. Es desde ellos que va a pensar la reorientación de las artes y la emergencia de ecologías culturales. El Proyecto Venus, Park Fiction y What’s the time in Vyborg? están en el centro de su análisis, pero también, por ejemplo, se ocupa del film La comuna – París 1871, del cineasta británico Peter Watkins. Y si los proyectos mencionados por Reinaldo Laddaga en Estética de la emergencia se conectan a un saber, es a esa “teoría general de la asociación” que está todo el tiempo presente, que es parte de la desinvención de la modernidad.

En el libro, el autor comenta que le interesan esos proyectos porque son “constructivistas, se proponen la generación de ‘modos de vida artificial'” y porque “dan lugar al despliegue de comunidades experimentales”. ¿Para qué estudia Laddaga estos menesteres? Él responde: “para construir una figura de una forma de producción que me parece expandirse crecientemente y que permanece todavía sin teorizar”. De ahí que señale la emergencia de una “ciencia práctica, donde el saber se produce a través de procedimientos de fabricación, y la diferencia entre investigación y aplicación tiende a esfumarse”. Laddaga habla de modos posdisciplinarios.

Enlaces:
Entrevista con Reinaldo Laddaga: “Es una época de exploración”.
Póquer de ases. 2 Estética de la emergencia, Filosofitis.