Elecciones porteñas: Cinco lecciones para aprovechar el desierto digital

La red brilló por su ausencia en las campañas de los candidatos a jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires. Pasaron las elecciones y no habrá ballottage que recupere el tiempo perdido. Qué podrían aprender los políticos de lo que no sucedió. Cómo aprovechar el desierto digital en próximas campañas. Qué sentido tiene seguir pensando en la web y las tecnologías digitales como algo desconectado de la “realidad”.


1. En la web criolla hay poco y nada en materia de debate político. Antes de que eso cambie y sea inevitable “estar”, es urgente posicionarse como el partido o el candidato “digital”. Si bien hay proyectos sueltos, no hay ningún político en la argentina que su imagen se asocie con la sociedad de la información.

2. Existen dos ventajas invalorables por default. La primera es que ante semejante desierto, todo está por hacerse y con muy poquito se pueden dar grandes pasos. (No hace falta prometer wifi para todo el mundo. Promesas más reales y realizables sientan mejor). La otra ventaja es que se puede aprender de las experiencias llevadas adelante en otros países, en cuanto a programas de inclusión y alfabetización digital, conectividad, recambio de hardware, software en el Estado, marketing de redes y campañas online.

3. La red puede estar al servicio de la transparencia. ¡La retórica por la retórica misma ya no funciona! La mejor retórica es la de la información pública y la transparencia. Es por ello que poner banners con consignas es tan inútil. La web de un candidato podría ofrecer todo tipo de información relacionada a su declaración jurada y las propuestas podrían estar explicadas al detalle, con imágenes, infografías, videos, comentarios y toda la gramática hipertextual.

4. Rápido, rápido. Ya que ninguno de sus contrincantes lo hizo, aproveche: Estudie cómo impactan las nuevas tecnologías en las distintas esferas de la sociedad, en el estado, en la política, en la educación, en la salud, en la cultura, en la administración. En definitiva, analice como se está transformando la sociedad en la que viene y quiere gobernar. Rápidamente se encontrará con nuevas formas de libertad e inclusión social: ¿Le suena el Software libre? Investigue.

5. Coconstruya, sea parte, participe, codiseñe los nuevos relatos. Produzca sentido.
Escriba en la web y si es en primera persona, mejor. Comprenda que existen otras interfaces emergentes, distintas a las tradicionales como el acto público y las portadas de los grandes medios. Eso cambió: No puede seguir pensando en términos de titulares, es hora de producir relatos.