El triángulo de las bermudas digitales

En las redes, el conjunto de habilidades e interfaces configuran el territorio.

Lo que hace algunas décadas estaba atado fuertemente a la lengua y en menor medida -aunque no por eso menos importante- al nacionalismo, comienza a trasladarse en la capacidad de procesamiento de datos.

Modelar herramientas implica dar una inyección de potencia a la capacidad de operar en un contexto, pero sobre todo de intervenirlo. Lo que hasta ahora entendimos por habilidades y la ingenua fantasía del “usuario avanzado” no son más que un primer anillo hacia el diseño de contextos y el sampleo de territorios.

La nacionalización de herramientas y servicios de la Web 2.0 da cuenta de ello: son el contra ejemplo de cómo el conjunto de habilidades configuran el territorio. La contextualización de herramientas, por el contrario, lejos de “adaptar” algo a lo supuestamente asible como “lo nacional” o lo “local”, importa habilidades y las remixa.

Ningún slogan de la globalización está tan empíricamente refutado como el famoso “think global, act local”. La consigna se vuelve imposible porque lo que más se está rediseñando es la idea de lo local.

Mal que les pese a muchos frankfurtianos tardíos, lo local, el territorio que se siente propio, no sólo ya no es el mapa, no sólo está dejando de ser la lengua, sino que cada vez más son las habilidades y las interfaces.

Por razones bastante lineales y por un modelo de negocio entendible, Google, por ejemplo, todavía organiza la información sobre el paradigma de los idiomas. Los ingenieros de Google supieron interpretar hace diez años que la lengua sería el nuevo territorio. Los usuarios usamos el buscador en función de lo que somos capaces de comprender. No es casual que las búsquedas default de google.com.ar se realicen sobre la web “en español” y no sobre las páginas argentinas, aunque esa opción sea seteable.

El territorio es ahora algo muy difuso, que no es lo que era y que, es probable, se geste en el triangulo de las bermudas digitales que conforman las habilidades, las interfaces y la capacidad de modelar herramientas.


Foto by lj_scampo