El lenguaje de los nuevos medios de comunicación (Parte I)

Cultura de la información: el puente entre la teoría de los medios y la teoría del software

Lev Manovich ha escrito un libro completísimo, imperfecto y excepcionalmente lúcido sobre los nuevos medios. Se trata de El lenguaje de los nuevos medios de comunicación, que acaba de llegar a la Argentina editado por Paidós.

Manovich examina las principales formas de los nuevos medios, supone por un momento lo que luego sabremos que así es: que la cámara no se mueve, que es la arquitectura del mundo la que no se detiene un instante, que cada cilindro gira a su propia velocidad, que se funden el mundo y nuestra percepción de él…

La historia cultural es como un río que no puede cambiar su curso de repente, pero este río es turbulento y la superficie se agita demasiado para poder ver con claridad qué corrientes empujan desde el fondo. Y esto Manovich lo sabe y lo deja claro desde el principio.

¿Tiene sentido teorizar sobre el presente cuando parece estar cambiando tan rápido? Sí, o por lo menos sí cuando se despliega un arsenal de casos como lo hace Manovich.

En El lenguaje de los nuevos medios de comunicación el autor estudia las continuidades entre los nuevos medios y los viejos, y las interacciones entre repetición histórica e innovación.

La identidad de la construcción de narrativas digitales, los paralelismos entre la historia del cine y los nuevos medios, las relaciones entre el lenguaje multimedia y las formas culturales precinematográficas del siglo XIX, los lazos entre los nuevos medios y el cine de vanguardia, la programación y el software como metáfora.

Los sitios web, los mundos virtuales, la realidad virtual, los videojuegos, el multimedia, la telepresencia, las instalaciones interactivas, la animación, las interfaces hombre-maquina. Los efectos de la informatrización de los lenguajes, las posibilidades estéticas emergentes.

Nos despertó tanto interés el libro de Manovich porque, con todo, busca que su teoría de los nuevos medios no sólo colabore con la comprensión del presente sino también que funcione como coordenadas para la experimentación práctica. Para el autor, los nuevos medios requieren una nueva etapa en la teoría de los medios, partiendo de los estudios de Harold Innis en la década del cincuenta y de Marchall McLuhan en los sesenta.

Manovich va intentar ir construir estudio de las formas culturales emergentes que funcione como puente entre la teoría de los medios y la teoría del software, construyendo así una nuevo modo de estudiar las formas culturales que, dirá, están más relacionadas con el imaginario y el sistema abierto de una base de datos, con los plugins como metáforas, con el funcionamiento del soft…

El libro no hace explícitamente especulaciones a futuro. Más bien elabora una cartografía inédita de los nuevos medios que permiten imaginarlos en grandes trazados y situarlos en otras áreas de la cultura. Para esto, Manovich construye el concepto de cultura de la información como paralelismo a un concepto que ya todos conocemos: el de cultura visual.

La computadora y las tecnologías digitales han intervenido ya hace mucho tiempo en la producción de medios, pero los llamados nuevos medios no sólo se producen en la computadora sino que se distribuyen y consumen a través de ella. Y este aspecto, según Manovich, no sólo inaugura una nueva gramática sino que rediseña el proceso en su conjunto. Es por ello, quizá, que se ocupe especialmente de las interfaces como formas culturales.

El autor estudia el lenguaje de las interfases culturales y sus gramáticas de funcionamiento social en tanto lenguaje híbrido que está recién en su fase inicial, del mismo modo que el lenguaje del cine a cien años.

Como ha desarrollado Piscitelli, Internet es la Imprenta del Siglo XXI y en esa línea trabaja Manovich, buscando la especificidad de la revolución de los nuevos medios, de sus impactos socioculturales. Porque Manovich lo deja claro desde el principio: si la imprenta en el siglo XIV y la fotografía en el siglo XIX, por tomar dos casos paradigmáticos, afectaron a campos bien concretos de las formas culturales –aunque claro está con efectos muchísimos más amplios- lo que ocurre con los nuevos medios informáticos es que afecta a todas las fases de la comunicación y abarca directa y explícitamente todos los registros de ese universo.

La seguimos mañana…