El Horror: Historias Sin Palabras

The New York Times publicó el 9 de septiembre pasado el especial When Athletes Go Broke. A look at professional competitors who lost the millions of dollars they earned in sports.

Observen qué interesante: ¿Ofrece información novedosa? Nada. ¿Otros medios ya habían publicado esos datos? Sí. ¿Las fotos son exclusivas? No. ¿Usan una tecnología disrruptiva, fuera de serie, para mostrar la información? Tampoco.

¿Saben qué hay allí? Una idea que conecta de un modo nuevo información disponible. No hay una exclusiva o una primicia. Hay una conexión novedosa, inédita, que renueva, reedita, remixa, información publicada previamente, disponible. Lo nuevo es la síntesis. Lo nuevo es el criterio de esa síntesis. El valor está en la agregación y en la selección de datos caídos en desuso.

¿Y si la dirección que está tomando la cadena de creación de valor en los medios periodísticos online está orientándose hacia formas nuevas de conectar información y no solamente a producir información nueva, inédita? ¿Cómo se transformaría la profesión pensando esto a escala?

Mucho se dice sobre que, en la Web, no es tan importante dar rápido la información como darla mejor. Pero nadie arriesga a definir qué es mejor, qué es la calidad de los contenidos en la Web. ¿Y si la calidad no está centrada solamente en la información exclusiva ni en cómo presentarla? ¿Y si el nuevo foco de la calidad de los contenidos está relacionado con cómo conectar y producir una síntesis, ahora sí, nueva, “original”?

Estamos pensando (y haciendo cosas como ésta sobre el 11S) en esa dirección: en una apología del valor y una autopsia de los contenidos periodísticos en internet.

Pronto contaremos más, por ahora, miren la producción del New York Times, que está contando historias nuevas, con información ya conocida y, Ohh! El horror!, con muy pocas, poquísimas palabras. Disfruten, que lo bueno, parece que va a ser cada vez más breve. Es decir, mejor.