Ecología de medios digitales en el Perú

Si durante estos últimos años el Perú vivió una fiebre de Internet, la próxima década se pondrá mucho más interesante. El 85 por ciento de los usuarios en la tierra de los incas tiene entre 11 y 20 años. Se vienen cambios profundos a todo nivel, y en el consumo de medios muy especialmente.

El Perú es el cuarto país de América Latina con más personas conectadas a la red. Tiene poco más de 8 millones de internautas, después de Brasil, Argentina y Colombia. Aunque su penetración está muy por atrás de la de Argentina y Chile, y es muy similar a la de Brasil: es del 26 por ciento.

La inversión en Internet es el 2.5 por ciento de la torta publicitaria. El año pasado fue de poco más de 10 millones de dólares. Unos 4 millones se destinaron a campañas de banners, y el resto a publicidad en buscadores. Para fines de 2009, con crisis y todo, se estima un crecimiento de más del 40 por ciento.

Pero todos esos datos no dicen nada si no los ubicamos en el mapa: la abrumadora mayoría de los usuarios reside en Lima y tienen menos de 20 años. El 73 por ciento se conecta desde lugares públicos, todos cuentan con teléfonos móviles -prepagos en su mayoría- y el horario de conexión es bastante parejo durante todo el día. Más de la mitad de quienes se conectan desde una cabina navegan entre 1 y 2 horas por día.

La audiencia peruana de Internet es sensiblemente más joven que las del resto de los países de la región, lo que explica en parte la humilde capacidad del comercio electrónico local. La mayoría de estos jovencitos no tienen tarjetas de crédito porque no trabajan, y buena parte de quienes cuentan con un empleo padecen una situación laboral tan informal que los bancos aún no llegaron a ellos.

Tener en cuenta estos datos es clave para producir medios digitales en el Perú. La industria local de Internet tiene por delante dos destinos inevitables durante la próxima década: los nuevos jóvenes profesionales, con incipiente poder adquisitivo, ya vendrán configurados con la red, y la inclusión digital parcial de las provincias -que es limitada por brechas del siglo XIX, como el hambre, la vivienda digna, el acceso al agua potable y la alfabetización básica- ya es un proceso en marcha, sobre todo teniendo en cuenta la fuerza con que las compañías de telecomunicaciones ofrecen conectividad 3g.

La radio y la televisión tienen un poder indiscutible en el Perú, todavía, al igual que la prensa popular. El diario Trome, que la semana pasada cumplió 8 años, es el “best seller” de la región y espera su turno para ser en algunos meses el impreso hispanoparlante más vendido del planeta, con cientos de miles de ejemplares todos los días. Ya es objeto de estudio en la Asociación Norteamericana de Investigación de Casos.

¿Hacia dónde nos llevan las audiencias digitales en el Perú?

A innovar cada vez más. La percepción, uso y consumo de medios digitales es algo bastante más complejo y diverso que lo que muchas veces creemos. Y sobre todo: las oportunidades para generar productos y servicios genuinamente digitales parecen tener una coyuntura invalorable para las empresas que busquen crecer, o incluso empezar a desarrollar negocios en la industria de Internet local. Miren estos datos:

Cuando Ibope consultó este año a unos 8 mil usuarios sobre qué actividades realizan en Internet, se encontró con estos resultados:

1 – Enviar / recibir mensajes instantáneos
2 – Escuchar Música
3 – Subir videos o fotos
4 – Enviar mensajes de texto a celulares
5 – Bajar música
6 – Acceder a Sitios de Comunidad virtual
7 – Leer Noticias

¿Visitar sitios de noticias y portales periodísticos en séptimo lugar? Así parece, pero echemos un vistazo sobre qué actividades los usuarios priorizan leer noticias.

8 – Ver chistes o páginas de humor
9 – Visitar sitios de salud
10 – Astrología, Horóscopos, etc.
11 – Escuchar Radio
12 – Crear / Mantener un sitio propio
13 – Buscar trabajo
14 – Acceder a Blogs / bitácora personal

Con estos datos sobre la mesa, cualquiera podría pensar que los medios periodísticos digitales no satisfacen a los jóvenes y que los internautas están mal informados. Ahora viene lo mejor. Se sienten mucho más informados -lo estén o no- de lo que podríamos suponer.

Cuando a los mismos usuarios se los consultó por qué usan Internet, la mayoría respondió: porque informa. ¿En qué quedamos? ¿Cómo interpretar esa respuesta?

Es probable que los criterios de información estén cambiando profundamente. Que las noticias de la agenda nacional tengan un valor relativo, distinto al que se le asignó en la era pre Internet. Las nuevas generaciones parecen no dejarse guiar tan rígidamente por las categorías con las que el periodismo sirve las noticias. La dieta informativa de los más jóvenes, y de los internautas en general, parece ser más híbrida. Como el boom gastronómico del Perú, lo fusiona todo.

Facebook y Hi5 crecen a toda velocidad en cantidad de usuarios. Y probablemente sean los sitios con más tiempo de permanencia. Noticias de los medios pero también de los amigos, redes y foros, juegos y mensajes, todo a la carta, vuelven a las audiencias mucho menos permeables a las agendas informativas y propuestas interactivas del periodismo.

Los medios tienen una oportunidad única para reinventarse y crecer en Internet. Las empresas de otros rubros también.

Perú necesita un Gastón Acurio del periodismo. Fusión, renovación y sensibilidades múltiples para seducir a las audiencias. Una nueva gastronomía para la dieta informativa.


También publicado en fastrackmedia.com