Diseño editorial: Darwin va por las portadas

Convoco a poner atención a lo que está haciendo The Huffington Post. Está claro, hace muchas cosas, algunas mejores que otras, ciertas polémicas y las hay también admirables. Una es invaluable: está capitalizando la fragmentación de audiencias como ningún otro jugador. No sólo se está lanzando a nuevos mercados (Canada, Francia, Reino Unido, España, Brasil) y avanzando sobre el interior de los Estados Unidos (como New York, Denver, Chicago, Miami, Frisco, Los Angeles, entre otros). Además está haciendo un corte transversal de audiencias globales, como con las secciones de Divorcios, Casamientos, Juegos, Salud, Religión, Post50, etc, etc, etc. La novedad de esta semana fue su primera portada en español: voces.huffingtonpost.com. Su propuesta de organización y diseño de los contenidos es cada vez más innovadora e irreverente con las tradicionales secciones de los medios, que también las ofrece.

La capacidad de traducir la disolución del llamado “interés general” en su oferta es notable. Cuentan con una sensibilidad de diseño editorial que les permite fragmentarse y naturalizarse con la evolución de las audiencias. The Huffington Post está permanentemente calibrando la segmentación de los contenidos y no, como la mayor parte de los jugadores del mercado, forzando a que encajen en secciones que le ofrecían información a otro mundo, a otra época: a otra forma de entendernos. Tienen decenas de secciones, y la atomización continúa… y LA portada es cada vez lo menos importante.