Desde los mares electrónicos de Cantabria

Ayer al mediodía alquilamos un coche y salimos de Madrid hacia el norte. Un pequeño pueblito llamado Lerma fue la primera parada. Luego atravezamos Castilla y cenamos en Burgos, que estaba vestida de fiesta por San Juan. Todo el pueblo estaba en la calle. Comimos el cordero y tomamos el café rapidito porque teníamos que seguir viaje. Conducimos entre las las sierras de noche y nos enfrentamos al mar de nubes que prologa al mar cantábrico. Estamos en Santander. Son las 2.35 de la mañana y en unas horas estaremos zambullidos en esas aguas que se ven desde la ventana. Pero seguiremos viaje…