Debate: los blogs en las pymes

David Coursey ha publicado un artículo en el sitio de Microsoft para decirles una sola palabra “a los propietarios de pequeñas empresas que hayan pensado en iniciar un blog: No”. En su análisis, Coursey llega a sostener que el correo electrónico “es más potente” que los blogs.

La discusión sobre implementar blogs en las pymes está en pañales si los argumentos empiezan y terminan con la obviedad de que los blogs llevan trabajo y bastante tiempo. Resulta más conducente preguntarse cómo implementarlos y cuál es su relación con el posicionamiento, con la imagen pública y la relación con los clientes y la comunidad.

Tarde o temprano las pymes van apropiarse de los blogs y del software social. Por dos razones, principalmente: Tanto el público de las pymes como sus dueños, y el personal que las integre, van a ser, dentro de 15 años, nativos digitales adultos. Con todo lo que eso implica: transformación de hábitos, otras capacidades cognitivas, etc.

Además, no olvidemos algo sustancial que hemos aprendido en la corta historia de la blogosfera: los blogs son herramientas poderosísimas para el entramado simbólico de las organizaciones. Con los blogs, las empresas y organizaciones se cargan de sentido e intervienen activamente en su imagen pública. Pero hay que tener claro algo: los entornos han cambiado y se transformarán mucho más de lo que estamos dispuestos a aceptar. Las tecnologías móviles y sus usos (o como decimos acá: cuando la web salga del todo de la web) harán explicito ese cambio a todo escala.

El año pasado, Francis Pisan se encargó del tema y analizó los puntos favorables sobre el uso de weblogs en las Pymes. De eso hablamos aquí y en El Blog Salmón.