Cuando el Estado genera exclusión digital

Los programas provistos por AFIP están implementados de tal modo que sólo funcionan bajo algunas versiones de Microsoft Windows, y no funcionan con los sistemas operativos de ningún otro proveedor.

Ningún discurso del Estado sobre la sociedad de la información y la brecha digital resulta creíble cuando es el mismo Estado que los pronuncia el que obliga a los ciudadanos a usar programas específicos. En la Argentina, el Estado es el motor de la exclusión digital cuando para acceder a información oficial y para usar servicios oficiales los ciudadanos nos vemos obligados a usar determinado software.

Funciona como si fuera obligación una determinada marca de autos para transitar una ruta. Quedarían excluidos todos aquellos que usen otras marcas. El informe “El Estado no debe exigir el uso de programas específicos” que la Fundación Vía Libre entregó a la Oficina Nacional de Tecnología Informática detalla toda la problemática.

La brecha digital es concepto complejo y tiene múltiples aristas que no se pueden reducir al software. Sin embargo, el caso de la AFIP resulta paradigmático y es un ejemplo de cómo el Estado termina generando exclusión digital en paralelo a su discurso, programas e incluso inversiones para combatirla.

> El informe completo de Vía Libre