Cristina Kirchner te vigila

Que el Gobierno no se destaca por sus políticas tecnológicas y que la proyección política bien entendida en cuanto a desarrollo de la sociedad de la información en la Argentina es cero, no son novedades. Ahora, que Cristina Kirchner impulse un padrón “oficial” de teléfonos celulares, una norma que obligará a registrar los datos personales y la huella digital de quienes compren un teléfono móvil -siempre, en teoría, para minimizar y controlar las comunicaciones que sirven para cometer delitos- es algo ineficiente y lo único que logra es evidenciar que no entendió nada -ni ella ni sus equipos asesores- sobre las tecnologías.

Quiero ver dónde quedan los derechos humanos que pregona el Gobierno cuando en unas horas la privacidad se vaya por ley al tacho, cuando la violencia y el delito sigan su curso, pese a la vigilancia oficial; cuando se sistematicen las escuchas que -se sabe- el Gobierno realiza a diario a periodistas y políticos opositores.