Creer o reventar

De pura casualidad, me entero que mientras yo pedía pista para aterrizar en este mundo, el 18 de enero de 1982, Time ponía en la calle la siguiente tapa. Al día siguiente, yo ya estaba a los gritos.