Al centro, afuera, a los costados

Desde hace varios años armar una Redacción que atienda el frente del diario impreso y del sitio web de los diarios ha sido -vaya novedad- una preocupación permanente de las empresas. Lo curioso es que uno comprueba, con el paso de los años, que los modelos van y vienen y que el problema no se resuelve. Algunos piensan que se trata de poner una mesa en el centro de la Redacción, que tenga una silla reservada para un editor web y que el equipo esté disperso por las secciones, para tener un contacto más directo con los editores del impreso. Otros creen que es mejor tener un equipo independiente pero cerca de la Redacción. Otros lo mismo pero mejor lejos, para que no se contaminen. Pero lo más curioso de todo es que, con los años, quienes adoptaron un modelo lo cambian por el opuesto; y viceversa. Y el problema, sin embargo, sigue sin resolverse: el problema es hacer un diario mejor y un sitio mejor. Siempre hablamos de periodismo, claro.
Con los años comprobamos que a nivel global los diarios no mejoran y los sitios de los diarios no ganan en relevancia.

Existe un señor, John Paton, que se compró una compañía en bancarrota; una compañía de un montón de diarios distribuidos en otro montón de ciudades de los EEUU. Y se enfrentó al mismo problema. Y decidió abordarlo con una consigna: Primero Digital. Eso quiere decir: hagamos el mejor sitio con la urgencia necesaria en el tiempo de cada día y hagamos el mejor diario posible. Siempre en ese orden. No se enroscó mucho con un modelo u otro, mandó a sus periodistas a trabajar con ese destino. Y parece que no le está yendo nada mal. El señor también piensa que no existe un modelo de negocio sino varios. Y que es posible combinarlos y que todo suma. Un detalle para considerar: el señor es periodista.