Ahora que lo pienso

Me levanté tempranísimo, cómo en los últimos días (el calor es mejor de noche y de mañana; y Rosario también) Leí la entrevista que ayer mi hicieron en La Capital sobre la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información, armé el news y subí algunas noticias a Nativos. Tomé la bicicleta y fui por mi cheque. Luego a la facultad de Humanidades y después al banco por el dinero. De regresó pasé por una librería para saldar deudas literarias conmigo mismo. Me agencié de Borges, un escritor en las orillas de Beatriz Sarlo; los tomos de la Poesía completa de Silvina Ocampo, y pedí que me consigan Creación Colectiva. En Internet el creador es el público de David Casacuberta y la prometedora novela La posibilidad de una isla de Michel Houellebecq. Después almorzamos con la filósofa, corregí trabajos prácticos y tomamos mates mirando el webcast en vivo de la Cumbre. La Mac está en el servicio técnico para ver qué tiene que no bootea pero todo indica que mañana estará lista para que le pongamos un flamante Linux. Ahora unos mates más y escritura contra reloj. En un rato a dar clases y esta noche un poco de cine. Ahora que lo pienso los libros que compré están escritos por mujeres y los que encargué por hombres.