A los lectores, a las lectoras:

Durante las últimas semanas este blog se ha vuelto algo monotemático. Second Life, Second LIfe, Second Life. Esto es así porque estoy investigando distintas artistas del ciberplaneta y buscando posibles implementaciones en el “nuevo mundo”. De alguna forma este espacio siempre fue una expresión de lo que hago. Antes hablaba mucho de blogs, periodismo digital y de mis lecturas; durante los últimos meses las vedettes aquí fueron las redes sociales, la web 2.0 y los nativos digitales. Todos esos temas seguirán presentes aquí. Es sólo que no hay tiempo para escribir sobre todo, menos con una “segunda vida” (cuac!). Intentaré encontrar un equilibrio y usar los mini posts en ese sentido. La convergencia de estos universos es imparable. Y sí bien las cosas han cambiado mucho en internet en los últimos 10 años aún no hemos visto “nada”. Ya lo dijo Manovich: sabemos de la red lo mismo que sabíamos de cine hace 100 años.

Gracias, Julián Gallo. Gracias, José Luis Orihuela. Gracias a ambos por la energía y el aliento para continúe investigando y el estimulo de los dos para que arme un blog dedicado exclusivamente sobre Second Life. Eso no lo haré por ahora, porque me llevaría muchísimo tiempo y porque creo que sería mucho más rico si surge de un grupo. Creo que así será muy pronto. En eso estamos. Ya es posible bloguear desde Second Life: