¿Importan más las ideas o los equipos de trabajo?

En un largo artículo en el Harvard Business Review, Ed Cutmell, presidente de Pixar, explica cómo hacen en Pixar para fomentar la creatividad colectiva.

En Hollywood, dice Cutmell, existe una tendencia a sobrevalorar la importancia de las ideas originales al momento de crear productos exitosos, o al menos existe demasiada preocupación por buscar ideas sin tener en cuenta que importa más formar y, sobre todo, mantener equipos de gente talentosa que desarrollen proyectos, un objetivo difícil de alcanzar porque el talento escasea.

Aunque esté referida a Hollywood, la máxima de Cutmell es fácilmente adaptable a los medios.

El talento no sobra y, por lo tanto, se desprende que hay que cuidarlo. Las ideas originales están muy bien, pero sin talento no hay posibilidad de desarrollarlas ni trabajar con ellas ni mantenerlas. Las ideas originales no son tan importantes o, para citar al amigo Mancini, “la idea en sí misma no vale, estamos hablando de organizaciones que operan para ganar guita, mucha guita.”

Si tenemos una idea realizable (una gran comunidad de blogs, por ejemplo), pero no sabemos para qué sirve dentro de tal o cual marco empresarial, si no sabemos cómo aplicar esa idea para seducir a lectores y (ganar plata gracias a ellos), entonces la idea es descartable. Y la mejor forma de encontrar para qué sirven las ideas es poniendo a gente a trabajar sobre ellas, gente talentosa.